El glaucoma ocular es una enfermedad silenciosa que daña el nervio óptico de forma progresiva, y puede llegar a causar la pérdida total de visión.

El glaucoma se produce por un defecto en el sistema de drenaje del ojo, el cual provoca una acumulación interna del humor acuoso. Esta enfermedad es muy peligrosa para la visión, y debe ser diagnosticada a tiempo para retrasar, en la medida de lo posible, su progresión.

En Área Oftalmológica Avanzada te explicamos qué es el glaucoma y quién puede padecerlo. 

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad crónica que se caracteriza por un aumento importante de la presión intraocular que va dañando de forma progresiva el nervio óptico. El número total de personas que sufre glaucoma en el mundo es realmente elevado, hasta tal punto que cada año se diagnostican 2,4 millones de casos de glaucoma. Cabe destacar que esta enfermedad es la tercera causa de ceguera en todo el mundo

glaucoma

Factores de riesgo del glaucoma

Existen ciertos factores de riesgo que hacen que una persona pueda desarrollar glaucoma. Los tres más importantes y comunes son: sufrir presión intraocular elevada, tener antecedentes de glaucoma, y ser mayor de 40 años.

Otros factores de riesgo, aunque en menor medida, están asociados al sexo masculino, tener diabetes mellitus, miopía, usar esteroides de forma prolongada y ser de raza negra.

Para prevenir el glaucoma, es importante que todas las personas, a partir de los 40 años de edad, acudan a una oftalmológica al menos una vez al año. Si se tiene antecedentes familiares de glaucoma, lo correcto es examinar los niveles de presión intraocular dos veces al año o las veces que el especialista médico lo indique. La detección temprana de la enfermedad es clave para evitar que el glaucoma cause daños irreversibles en la visión. 

Tipos de glaucoma

El ángulo iridocorneal es aquel que forman la córnea y el iris, y a través del cual se drena el humor acuoso. Según la apertura del ángulo iridocorneal, el glaucoma se puede clasificar de la siguiente manera: 

  • Glaucoma de ángulo abierto: ocurre cuando las estructuras del ojo son aparentemente normales, pero, por algún motivo, hay un defecto progresivo en el sistema de drenaje que impide la salida correcta del humor acuoso. El fallo en los canales de drenaje aumenta de forma importante los niveles de PIO y daña al nervio óptico. 
  • Glaucoma de ángulo cerrado: este tipo de glaucoma es menos frecuente. y ocurre cuando el ángulo iridocorneal está cerrado e impide la salida del humor acuoso. Puede ser de tipo crónico o agudo.

Otros tipos de glaucoma son: 

  • Glaucoma de tensión normal: el paciente no presenta niveles de presión intraocular superior a los 21 mmHg, pero sufre daño en el nervio óptico y pérdida de visión. 
  • Glaucoma congénito: está presente desde el nacimiento, debido a un problema en el desarrollo de los canales de drenaje del humor acuoso durante la fase prenatal.
  • Glaucoma secundario: se produce como consecuencia de otras enfermedades, como tumores y cataratas, que han afectado el sistema de drenaje ocular. 

Causas 

En el globo ocular se hallan dos líquidos: el humor acuoso y el humor vítreo. La parte frontal de la estructura ocular está compuesto por humor acuoso. El humor acuoso se produce en el iris y circula a través de los canales del ángulo iridocorneal. Cualquier afección que altere el drenaje del humor acuoso provoca que este fluido se acumule y genere un aumento de la presión intraocular. Los niveles elevados de PIO pueden afectar de forma progresiva a las fibras del nervio óptico. 

La causa exacta que produce el glaucoma se desconoce. Hasta hace unos años, la enfermedad estaba asociada a la presión intraocular elevada. Sin embargo, existen personas que han desarrollado glaucoma sin tener niveles elevados de PIO. 

Síntomas del glaucoma

En su fase inicial, el glaucoma no causa síntomas, pero, a medida que la enfermedad avanza, la persona comenzará a notar defectos en el campo visual y pérdida progresiva de la visión. Los síntomas del glaucoma pueden variar según el tipo de glaucoma o el grado de evolución de la enfermedad: 

  • Glaucoma de ángulo abierto: no existen síntomas notables, pero la visión se deteriora progresivamente. La evolución de la enfermedad suele ser tan lenta que los cambios en la visión aparecen cuando la enfermedad ya es muy grave.
  • Glaucoma de ángulo cerrado: elevación súbita de la PIO, dolor ocular intenso, disminución de la agudeza visual, visión de halos en el campo visual, enrojecimiento ocular, dilatación de la pupila y náuseas.
  • Glaucoma de tensión normal: puntos ciegos en el campo visual y daño en el nervio óptico. 
  • Glaucoma congénito: los síntomas pueden aparecer entre los 0 y 3 años de edad. Suele ser bilateral.
  • Glaucoma secundario: los síntomas pueden variar según la enfermedad que ha originado el glaucoma. 

Diagnóstico

Para diagnosticar el glaucoma, el oftalmólogo debe realizar un examen completo de los ojos que incluye las siguientes pruebas: 

  • Medición de la presión intraocular
  • Estudio del ángulo iridocorneal y el nervio óptico
  • Prueba de visión periférica lateral
  • Medición del espesor de la córnea
  • Tomografía de coherencia óptica.  

Tratamientos

El tratamiento del glaucoma consiste en ofrecer al paciente vias para frenar la evolución de la enfermedad, y así conservar su calidad visual la mayor cantidad de tiempo posible.

Uno de los tratamientos habituales del glaucoma es mediante la administración de gotas o colirios oculares que ayudan a reducir la cantidad de humor acuoso en el ojo y consecuentemente disminuye la presión intraocular. Sin embargo, cada caso de glaucoma es distinto y cada paciente puede responder de forma diferente a un mismo tratamiento. Otras opciones de tratamiento para el glaucoma son: 

  • La operación de glaucoma a través de tecnología láser, conocida como trabeculoplastia, ayuda a tratar el glaucoma de ángulo abierto, haciendo que el ángulo iridocorneal funcione mejor y se pueda drenar el humor acuoso de forma más eficaz. 
  • La cirugía para glaucoma, también llamada iridotomía, se recomienda en casos de glaucoma cerrado, y consiste en crear un pequeño orificio en el iris para que el humor acuosos fluya adecuadamente. 
  • La trabeculectomía es una técnica que consiste en crear un pliegue de drenaje en la esclerótica para que el humor acuoso salga y se deposite en una burbuja construida en la conjuntiva. El líquido depositado en la ampolla es absorbido por el tejido que rodea la estructura ocular. 

En Área Oftalmológica Avanzada somos expertos en la detección de glaucoma y en su tratamiento. Si crees que padeces algún síntoma de los que hemos comentado anteriormente, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Te ayudaremos en todo lo que necesites!

Resumen
Glaucoma
Nombre del artículo
Glaucoma
Descripción
El glaucoma es una enfermedad crónica que se caracteriza por un aumento importante de la presión intraocular que va dañando de forma progresiva el nervio óptico.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
«Volver al índice de glosario
/* Estilos para menú plegable móvil Divi *//* JS para menú plegable móvil Divi */