Uveítis

La uveítis es la inflamación de la capa intermedia del globo ocular, la úvea. Esta inflamación puede afectar al iris, al cuerpo ciliar o a la coroides.

Para el tratamiento de la uveítis existen distintos métodos, entre ellos encontramos las gotas con antiinflamatorios o cortisona hasta la cirugía. La elección del tratamiento dependerá de la ubicación de la inflamación y el estado de desarrollo de la uveítis.

Uveítis

La uveítis es la inflamación de la capa intermedia del globo ocular, la úvea. Esta inflamación puede afectar al iris, al cuerpo ciliar o a la coroides.

Para el tratamiento de la uveítis existen distintos métodos, entre ellos encontramos las gotas con antiinflamatorios o cortisona hasta la cirugía. La elección del tratamiento dependerá de la ubicación de la inflamación y el estado de desarrollo de la uveítis.

¿Qué es la uveítis?

El término uveítis, se define como la inflamación de la úvea, capa intermedia del ojo ubicada entre la esclera y la retina. Con el pasar del tiempo, este término se ha evolucionado para describir los procesos inflamatorios de las diferentes cámaras del ojo. Es por ello que se ha redefinido a inflamaciones que afectan a:

  • La cámara anterioruveítis anterior
  • La cámara vítrea: uveítis intermedia
  • La retina y/o coroides: uveítis posterior

Frecuentemente se habla de las uveítis como una enfermedad poco común pero la verdad es que, dentro del espectro completo de la enfermedad, su prevalencia real está subdiagnosticada.

Es importante mencionar que las uveítis pueden comportarse como una inflamación ocular aguda leve y autolimitada, sin poner el riesgo la visión; hasta procesos uveíticos graves que, si son mal diagnosticados o mal tratados, pueden desencadenar en la ceguera permanente o pueden ser un síntoma inicial de enfermedades con riesgo vital.

Ante este cuadro es fundamental acudir a un oftalmólogo rápidamente, pues un tratamiento oportuno es clave para conseguir que la visión no se vea comprometida.

Causas de la Uveítis

En algunos casos no es posible relacionar la inflamación de la úvea con ninguna causa específica, sin embargo existen condiciones preexistentes que pueden incrementar las posibilidades de desarrollar esta patología.

Algunas de las causas de la uveítis conocidas son:

  • Inflamaciones o lesiones oculares que pueden derivar en esta condición.
  • Haber padecido de virus como las paperas, el herpes simple o el herpes zoster.
  • Enfermedades reumatológicas como es la espondiloartropatías, la artritis reumatoide, la artrítis idiopática juvenil, el lupus, etc.
  • Manifestar trastornos autoinmunes como la sarcoidosis, behcet o colitis ulcerativa.
  • Presentar infecciones como la tuberculosis, toxoplasmosis, sífilis o SIDA.
  • Presencia de un hongo, como en el caso de la histoplasmosis.
uveitis

Tipos

Los tipos de uveítis se determinan dependiendo de la zona del ojo en la que se haya presentado la inflamación de la úvea.

Los principales tipos de inflamación de la úvea son: 

  • Iritis: conocida también como uveítis anterior, esta inflamación afecta únicamente el iris, presentándose mayormente en personas jóvenes o de mediana edad sin antecedentes de enfermedades preexistentes. Se trata del tipo más común.
  • Uveítis posterior: se presenta cuando la inflamación se encuentra en la parte posterior del ojo, afectando principalmente a la coroides. Suele desarrollarse con lentitud y estar relacionada con enfermedades autoinmunes o infecciones generalizadas.
  • Uveítis intermedia: afecta la pars plana o parte estrecha del ojo, por lo que también se le conoce como pars planitis. Es más común en hombres jóvenes sanos, aunque también se ha presentado en pacientes con condiciones como la esclerosis múltiple y la enfermedad de Crohn.
  • Panuveítis: se trata de la inflamación de úvea más grave, pues afecta a todas las partes del ojo. Normalmente se asocia a la presencia de enfermedades generales, debido a su importancia requiere de atención inmediata. 

Síntomas de la uveítis

Esta condición puede aparecer de forma repentina afectando a uno o ambos ojos. Los síntomas de la uveítis incluyen:

  • Mayor sensibilidad a la luz (fotofobia).
  • Visión borrosa o distorsionada.
  • Dolor y enrojecimiento del ojo.
  • Miodesopsias o percepción de moscas volantes.

La uveítis puede aparecer súbitamente con enrojecimiento y dolor o puede ser progresivas, de curso lento, al inicio con poco dolor o enrojecimiento y pérdida progresiva de la visión.

Diagnóstico

Un examen minucioso del ojo es extremadamente importante cuando ocurren los síntomas descritos anteriormente. La inflamación en el interior del ojo puede afectar de forma irreversible a los tejidos oculares y con el tiempo provocar ceguera.

El oftalmólogo dispone de una serie de instrumentos para examinar el interior del ojo y así poder establecer un diagnóstico de base. En algunas circunstancias se requerirán análisis de sangre, análisis de piel y exámenes radiológicos. En casos más específicos, será necesario plantear una punción biopsia del interior del ojo para buscar células u otros elementos que ayuden al diagnóstico.

Como la uveítis puede estar asociada con enfermedades del resto del organismo, una evaluación y comprensión de la salud general del paciente es importante. Esto significa que el oftalmólogo tendrá que trabajar conjuntamente con otros especialistas.

Tratamiento de la uveítis

El tratamiento precoz es necesario para disminuir la pérdida de visión, por ello ante los síntomas descritos anteriormente, es básico visitar a un oftalmólogo de forma urgente.

Las gotas, especialmente esteroides y los midriáticos son los fármacos de elección para disminuir la inflamación y el dolor. Para la uveítis posterior, la medicación oral o las inyecciones intravítreas pueden ser necesarias.

La uveítis que se origina en la parte anterior y media del ojo suelen tener un inicio rápido y una duración que oscila entre 6 a 8 semanas. En los primeros estadios se puede controlar con el uso de gotas apropiadas, sin necesidad de recurrir a terapias más complicadas. A menudo, este tipo de uveítis no son debidas a una causa específica, sino a factores múltiples. La uveítis posterior normalmente tiene una aparición lenta, pero la evolución suele ser más prolongada y de más difícil tratamiento.

uveitis tratamiento

Aunque es poco frecuente, la inflamación de la úvea también puede dar origen a complicaciones como el desprendimiento de retina, glaucomalas cataratas o la formación de nuevos vasos sanguíneos anormales. En estos casos una intervención quirúrgica como la vitrectomía puede ayudar a resolver los problemas derivados de complicaciones asociadas. Estas patologías requerirán de la atención de un oftalmólogo para evitar pérdidas en la visión.

¿Quién puede tratar la uveítis?

Sólo un médico oftalmólogo está cualificado para tratar las uveítis. Esta es una enfermedad grave que puede afectar de forma irreversible la visión, ocasionando ceguera. Un caso de simple ojo rojo puede de hecho ser un serio problema de uveítis. Un ojo enrojecido que no mejora rápidamente debería ser evaluado y tratado por un oftalmólogo, debiendo acudir al especialista incluso con carácter de urgencia para descartar complicaciones mayores.

Resumen
Uveítis
Nombre del artículo
Uveítis
Descripción
La uveítis es una condición grave que puede ocasionar pérdida de la visión, por lo que reconocer sus síntomas es muy importante. Infórmate aquí.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor

Nuestras Mutuas

Dr. Carlos Vergés

Equipo médico

Fundación

Gerencia

Información de contacto

EDIFI JARDI, Gran Via de Carles III, 71, PLANTA 0, 08028 Barcelona

93 551 33 00

WhatsApp: 640 550 238

Síguenos

/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */