Hipermetropía

La hipermetropía es un defecto refractivo que ocurre cuando la luz que entra en el ojo se refleja por detrás de la retina, provocando visión borrosa de los objetos que están cerca.

Esta condición no se considera una enfermedad oftalmológica, sino un fallo de la visión.

Afortunadamente, la hipermetropía puede corregirse tanto de forma temporal como definitiva.

Hipermetropía

La hipermetropía es un defecto refractivo que ocurre cuando la luz que entra en el ojo se refleja por detrás de la retina, provocando visión borrosa de los objetos que están cerca.

Esta condición no se considera una enfermedad oftalmológica, sino un fallo de la visión.

Afortunadamente, la hipermetropía puede corregirse tanto de forma temporal como definitiva.

¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía es un defecto refractivo que ocurre cuando los rayos de luz que penetran en el ojo, en lugar de converger en la retina lo hacen detrás de ésta. lo cual causa visión borrosa de cerca, es decir, hipermetropía.

Contra más lejos se se encuentra el punto de proyección de la retina, mayor es la hipermetropía. Cuando la luz se proyecta delante de la retina hablamos de miopía y cuando se proyecta en varios puntos se trata de astigmatismo, dos defectos refractivos muy comunes que se pueden dar simultáneamente.

Esta condición puede tener lugar por tres motivos principales:

  • El ojo es muy corto.
  • La potencia del cristalino es muy baja.
  • La córnea tiene menos curvatura de lo normal.

Es común que la hipermetropía se presente desde el nacimiento y mejore con el paso del tiempo, sin embargo, en otros casos, puede que la afección empeore durante el crecimiento y sea necesario utilizar gafas o lentillas para corregir la visión.

Como resultado de un ojo hipermétrope, la visión se torna borrosa en el momento de observar objetos cercanos.

A diferencia de los adultos, no todos los niños con hipermetropía experimentan visión borrosa de cerca, ya que el cristalino trata de compensar el error de refracción durante su proceso de acomodación, es decir, incrementa su esfuerzo para potenciar su contractura a través de los músculos que le rodean.

Sin embargo, la constante acomodación forzosa del cristalino puede causar dolor de cabeza, fatiga y cansancio visual, razón por la que existen personas que presentan síntomas de hipermetropía sin ser diagnosticados con dicha condición.

hipermetropia

La hipermetropía puede estar acompañada o no de astigmatismo y afecta principalmente a los niños pequeños porque su sistema visual se encuentra en pleno desarrollo. Por esta razón, muchos niños presentan esta condición hasta que su visión se desarrolla totalmente. Este error refractivo no se puede prevenir, por eso es importante conocer sus síntomas para corregirlos a tiempo.

Causas

La hipermetropía puede estar relacionada con varios factores. Algunas veces, de desarrolla porque el cristalino, la lente natural del ojo, tiene una potencia de enfoque escasa que impide que la imagen se proyecte sobre la retina.

Por otro lado, también se presenta cuando el globo ocular es más corto de lo normal. De hecho, se cree que todos los neonatos son un poco hipermétropes y, a medida que el globo ocular se va desarrollando, el defecto desaparece.

Igual que la miopía y el astigmatismo, la hipermetropía puede ser hereditaria, de modo que tener familiares hipermétropes aumenta el riesgo de padecer este defecto refractivo.

Es relativamente sencillo que nos confundamos entre hipermetropía y presbicia, ya que ambos defectos causan dificultad para ver de cerca, pero se originan por causas distintas.

Para ver más clara la diferencia, la presbicia suele manifestarse a partir de los 40 años de edad, debido a la pérdida de elasticidad y poder de acomodación del cristalino. Se trata de la consecuencia del proceso natural de envejecimiento.

Síntomas de la hipermetropía

El principal síntoma de la hipermetropía es la visión borrosa de cerca. Es muy frecuente que, en personas con hipermetropía tengan que separar los objetos a una cierta distancia para poderlos ver mejor o que tengan que aumentar el tamaño de la letra del teléfono movil para poder leer mejor.

Otros síntomas de la hipermetropía son:

  • Dificultad para ver los objetos de cerca, pero no de lejos.
  • Dolor de cabeza.
  • Ojos cruzados o estrabismo, sobre todo en niños pequeños.
  • Fatiga ocular.
  • Dolor de cabeza al leer.
  • Muchas personas con este problema no presentan ningún síntoma más allá de la visión borrosa.
  • Con el paso de los años la hipermetropía empieza afectar también la visión de lejos.

¿Cómo se corrige?

El primer paso para corregir la hipermetropía es asistir al oftalmólogo para que evalúe la visión y el grado de la afección y determine cuál es la mejor opción para su tratamiento.

Por lo general, en caso de niños con un grado leve de hipermetropía la mejor forma de corregirla es a través de gafas o lentes de contacto que son elaborados con una fórmula específica para cada persona. Dicha fórmula la ofrece el oftalmólogo una vez que realiza las pruebas pertinentes para diagnosticar esta afección.

En los adultos, además del uso de gafas y lentillas se podemos ofrecer un tratamiento definitivo mediante cirugía refractiva para corregir la hipermetropía, sobre todo en casos más avanzados, cuando esta condición afecta, de forma importante, la calidad de vida de la persona.

Operación de hipermetropía

Si la persona quiere dejar de usar gafas o lentillas definitivamente disponemos de varias opciones quirúrgicas. Entre ellas tenemos la cirugía láser ocular (FemtoLasik, LASIK y PRK) y el implante de una lente intraocular.

Durante la operación de hipermetropía podemos eliminar simultáneamente la miopía, el astigmatismo y la presbicia en el mismo acto quirúrgico.

FemtoLasik

La cirugía refractiva láser FemtoLasik, es la técnica de cirugía láser ocular para corregir la hipermetropía más moderna que existe en la actualidad.

Se parece mucho a la técnica Lasik. La diferencia entre ambas es que en el FemtoLasik, el corte de la córnea donde luego actúa el láser Excimer, se hace también con láser, el femtosegundo, y no con cuchilla, haciendo de la técnica FemtoLasik la opción más segura que existe para eliminar la hipermetropía.

LASIK

La técnica Lasik consiste en retirar una capa superficial del tejido de la córnea mediante el corte con microqueratomo para aplicar posteriormente el láser Excímer. El láser está programado previamente para actuar en el ojo según las necesidades de cada persona.

Una vez aplicado el láser, se coloca de nuevo el tejido sin necesidad de puntos. La mejoría de la visión y la recuperación tras la cirugía es casi instantánea.

PRK

La técnica quirúrgica PRK consiste en remover una parte del epitelio usando una sustancia alcohólica.

Posteriormente, aplicamos el láser Excímer para eliminar la hipermetropía y posteriormente se recoloca el epitelio y se añaden unas lentillas protectoras de uso externo que la persona deberá usar hasta que el médico indique.

Lentre intraocular

Este procedimiento lo empleamos en aquellas personas que aún no padecen presbicia o que su córnea no permite  una intervención con láser.

La cirugía refractiva con lente intraocular consiste en hacer una pequeña incisión en el ojo para inyectar una lente diseñada específicamente para ese paciente. La lente se coloca detrás del iris y por delante del cristalino y hará la función de una lente de contacto.

¿Quién puede operarse de hipermetropía?

Para saber si una persona es candidata a una cirugía refractiva para corregir la hipermetropía es necesario que acuda a una consulta con el oftalmólogo para que evalúe el grado del error refractivo y decida si la cirugía es la mejor opción en su caso.

Por lo general las personas a quienes va dirigida este tipo de procedimiento tienen alrededor de 5 dioptrías, es decir, un grado importante de hipermetropía. Asimismo, también es importante cumplir con una serie de requisitos conunes en las cirugías de corrección de la visión, tales como:

  • Ser mayor de 18 años.
  • No estar embarazada ni en periodo de lactancia.
  • No sufrir de diabetes, glaucoma o retinopatía diabética.
  • No tener lesiones ni haber sufrido traumatismos en la córnea.
  • No haber presentado ninguna variación en el grado de hipermetropía durante 1 año.

Postoperatorio

Todas las técnicas de cirugía refractiva para corregir la hipermetropía son de tipo ambulatorio, duran aproximadamente 15 minutos, se realizan con anestesia local a través de gotas y ofrecen una mejoría casi inmediata de la visión.

Son procedimientos sencillos y de bajo riesgo por lo que no ameritan un postoperatorio doloroso o de cuidados exhaustivos, al contrario, la persona podrá retomar su vida normal al cabo de unos pocos días.

Esta característica no exime al paciente de seguir al pie de la letra las instrucciones del oftalmólogo sobre las pautas que se marquen, en cada caso, para el postoperatorio.

Resumen
Hipermetropía
Nombre del artículo
Hipermetropía
Descripción
La hipermetropía ocurre cuando una persona no puede ver correctamente los objetos que están cerca porque su visión se torna borrosa.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
/* Estilos para menú plegable móvil Divi *//* JS para menú plegable móvil Divi */