Seleccionar página

Miopía

La miopía es el defecto refractivo más común y ocurre cuando una persona es incapaz de ver correctamente los objetos que están lejos debido a que su visión se torna borrosa.

Esta condición también se conoce con el nombre de visión corta y no se considera una enfermedad oftalmológica, sino un fallo de la visión que ocurre debido a un defecto en la curvatura de la córnea. Afortunadamente, la miopía puede corregirse tanto de forma temporal como definitiva.

Miopía

La miopía es el defecto refractivo más común y ocurre cuando una persona es incapaz de ver correctamente los objetos que están lejos debido a que su visión se torna borrosa.

Esta condición también se conoce con el nombre de visión corta y no se considera una enfermedad oftalmológica, sino un fallo de la visión que ocurre debido a un defecto en la curvatura de la córnea. Afortunadamente, la miopía puede corregirse tanto de forma temporal como definitiva.

¿Qué es la miopía?

La miopía se produce cuando la córnea presenta algún defecto en su curvatura que hace que la luz que entra en el ojo se proyecte delante de la retina y no sobre ésta, lo cual causa visión borrosa de lejos, es decir, miopía.

Asimismo, contra más lejos de la retina se proyecte la luz, mayor será la miopía. Cuando la luz se refleja detrás de la retina se habla de hipermetropía, otro defecto de refracción del ojo bastante común.

Para entender mejor qué es la miopía es fundamental comprender cómo funciona el ojo humano. Toda la parte externa del ojo está cubierta por la córnea. El iris es la parte colorida del ojo, aquella que puede ser marrón, gris, verde o azul, y que se encarga de hacer que penetre mayor o menor luz al interior del ojo abriendo o cerrando la pupila según la intensidad de luz que se reciba. La córnea y el cristalino actúan como una especie de lente y son responsables de focalizar la luz que entra al ojo y se refleja sobre la retina. Esa luz que entra a la retina es transmitida al cerebro gracias al nervio óptico y hace posible la percepción de la realidad del entorno que observamos.

miopia

La miopía no tiene preferencia de género, razón por la cual afecta de igual modo a hombres como a mujeres, sin embargo, aquellas personas con antecedentes familiares sin duda son más propensas a sufrir de este defecto visual. Un ojo miope es casi siempre un ojo sano, pocas son las veces en que se presenta una extraña forma de degeneración macular miópica.

Síntomas de la miopía

  • Visión borrosa de lejos.
  • Visión nítida de los objetos cercanos.
  • Entrecerrar los ojos para ver de mejor forma los objetos lejanos.
  • La visión borrosa empeora con el paso del tiempo y muchas veces se presenta desde la infancia.
  • Las personas miopes suelen necesitar cambiar las fórmulas de sus gafas con frecuencia.
  • La miopía suele detener su progreso a partir de los 20 años de edad.
  • Los niños miopes se suelen presentar dificultad para leer la pizarra en el colegio.

Causas de la miopía

  • Factor hereditario: los hijos de padres miopes tienen una gran predisposición a sufrir de este defecto de refracción.
  • Defecto ocular: ocurre cuando una persona nace con una córnea demasiado curvada o con el globo ocular muy grande con respecto a sus demás componentes.
  • Condiciones vinculadas: a veces se presenta como una causa secundaria de una enfermedad primaria, como las cataratas o la diabetes tipo 2.
  • Factores ambientales: debido a que en la actualidad es muy alto el número de personas miopes en el mundo, se cree que puede haber una relación entre la exposición excesiva a pantallas móviles, de ordenadores y televisores y el desarrollo de la miopía. Sin embargo, aún no hay estudios que abalen esta afirmación científicamente.

 

Tipos de miopía

Esta condición se divide en dos grupos según el número de dioptrías:

Miopía simple: es el tipo que se atribuye a aquellas personas que presentan hasta 8 y 9 dioptrías de miopía. Con frecuencia estas personas son diagnosticadas durante la infancia y el progreso se detiene a los 20 años de edad.

Miopía alta o magna: la miopía magna se diagnostica a personas con más de 9 dioptrías y suele estar asociada a procesos de degeneración de la retina o condiciones relacionadas con el humor vítreo. Quienes tienen este tipo de defecto de la visión son más propensos a desarrollar glaucoma, cataratas y desprendimiento de retina

Tratamiento de la miopía

Para poder tratarla es necesario que la persona con problemas de la visión acuda primero a un oftalmólogo y reciba un chequeo exhaustivo. Una vez que se conozca el número de dioptrías y el tipo de miopía que la persona presenta, existen diversos métodos para tratar la miopía, entre ellos, las dos opciones de tratamiento más comunes son:

Sin cirugía

  • Uso de gafas: es un tratamiento paliativo que se utiliza para aliviar los síntomas, sobre todo en niños o en adultos menores a 20 años, pero no corrige el origen del problema. Las personas deberán tener en cuenta que existe la posibilidad de cambiar con frecuencia la formula de los cristales de las gafas debido al progreso de la condición.
  • Uso de lentillas: de igual forma que las gafas, no ofrecen corregir de forma definitiva la miopía, sin embargo, son una alternativa más estética que además permite una mejor visión lateral. No se aconseja el uso de lentillas por más de 12 horas consecutivas.

Con cirugía

La cirugía para la miopía es la única opción de corregir esta condición de forma definitiva. Sin embargo, no todas las personas miopes son candidatas a esta operación, ya que es necesario tener más de 18 años, que las dioptrías no sigan incrementando y que no se tengan más de 8 dioptrías.

Hay muchos tipos de cirugía láser ocular. Entre todas, las más empleadas son:

FemtoLasik

El FemtoLasik, también conocida como cirugía ocular 100% láser, es una técnica quirúrgica muy parecida a la del Lasik. La diferencia entre ambas es que en el FemtoLasik, el corte del flap donde luego actúa el láser Excimer, se hace también con láser, haciendo de la técnica FemtoLasik la opción más segura que existe en la actualidad para eliminar la miopía.

LASIK

El método quirúrgico empleado más empleado para corregir la miopía es la cirugía LASIK. Se trata de un procedimiento ambulatorio que se lleva a cabo bajo anestesia tópica y consiste en levantar  la capa superficial del ojo que cubre la córnea con un instrumento conocido con el nombre de microqueratomo. Una vez que la córnea queda expuesta se aplica el láser excímer sobre esta para corregir el defecto en la curvatura.

La actuación del láser excímer dura menos de 1 minuto y tras su aplicación se coloca de nuevo la capa que la recubre. Es una intervención que no necesita suturas y toda la cirugía dura menos de 20 minutos.

El proceso de recuperación es muy sencillo y rápido y la persona puede volver a casa el  mismo día de la cirugía.

Lentre intraocular

En algunos casos, el paciente no es candidato a la cirugía láser ocular por motivos de graduación alta o porque tiene una córnea excesivamente fina. En estos casos, disponemos de métodos alternativos a la cirugía láser para tratar la miopía.

Entre ellos, los más comunes es el implante de lentes intraoculares ICL o las lentes fáquicas, que ofrecen los mismos resultados que la cirugía láser pero sin realizar una ablación corneal.

Resumen
Miopía
Nombre del artículo
Miopía
Descripción
La miopía ocurre cuando una persona no puede ver correctamente los objetos que están a distancia porque su visión se torna borrosa.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
/* Estilos para menú plegable móvil Divi *//* JS para menú plegable móvil Divi */