Tratamiento del glaucoma

El glaucoma es el conjunto de trastornos oculares que provocan daño en el nervio óptico y comprometen de forma severa y significativa la visión del paciente. En la mayoría de casos el glaucoma está asociado a un incremento en los niveles de presión intraocular (PIO), pero también puede estar causado como consecuencia de otras afecciones como la diabetes o el ictus.

El tratamiento del glaucoma varía según el estado evolutivo de la enfermedad. En los primeros estadios aplicamos una medicación hasta llegar a tratamientos más invasivos como los tratamientos en quirófano. Por esta razón la mayoría de pacientes comienzan utilizando colirios para el glaucoma, pero es habitual que el tratamiento pase por someterse a una cirugía de drenaje cuando avanza la enfermedad.

Tratamiento del glaucoma

El glaucoma es el conjunto de trastornos oculares que provocan daño en el nervio óptico y comprometen de forma severa y significativa la visión del paciente. En la mayoría de casos el glaucoma está asociado a un incremento en los niveles de presión intraocular (PIO), pero también puede estar causado como consecuencia de otras afecciones como la diabetes o el ictus.

El tratamiento del glaucoma varía según el estado evolutivo de la enfermedad. En los primeros estadios aplicamos una medicación hasta llegar a tratamientos más invasivos como los tratamientos en quirófano. Por esta razón la mayoría de pacientes comienzan utilizando colirios para el glaucoma, pero es habitual que el tratamiento pase por someterse a una cirugía de drenaje cuando avanza la enfermedad.

¿Cómo se diagnostica el glaucoma?

Antes de abordar el tratamiento del glaucoma es preciso realizar un buen diagnóstico del mismo. El glaucoma es conocido como el enemigo silencioso de la visión, debido a que, en la mayoría de los casos, no suele provocar síntomas en su fase inicial. Por esta razón gran parte de los pacientes con glaucoma son diagnosticados durante una revisión rutinaria al oftalmólogo. 

Para diagnosticar el glaucoma podemos realizar distintas pruebas diagnósticas con el objetivo de examinar los ojos de forma integral. El examen oftalmológico puede incluir los siguientes estudios: 

  • Tonometría para medir la presión intraocular. 
  • Analizar el nervio óptico y descartar o detectar lesiones. 
  • Prueba del campo visual para detectar aquellas zonas donde se ha perdido la visión. 
  • Paquimetría para medir el espesor de la córnea. 
  • Gonioscopia para examinar el ángulo de drenaje o ángulo iridocorneal.

¿Se puede curar el glaucoma?

El glaucoma es un trastorno que no tiene cura, es una enfermedad degenerativa con la que el paciente deberá aprender a vivir el resto de su vida. Sin embargo, contra más pronto se realice el diagnóstico y el paciente comience a recibir el tratamiento del glaucoma mejor podemos controlar la progresión de esta enfermedad, retardar el daño al nervio óptico y la pérdida de visión. 

También es importante destacar que el daño que provoca el glaucoma en el nervio óptico y en la visión es irreversible. No son pocas las ocasiones en que los pacientes acuden al oftalmólogo preocupados por una disminución visual, y resulta que se trata de un glaucoma no diagnosticado. En esos casos no existe ningún tratamiento que nos permita devolver al paciente su agudeza visual.

¿Qué tratamientos hay para el glaucoma?

El objetivo del tratamiento del glaucoma es controlar los niveles de presión intraocular para prevenir daño en el nervio óptico y la pérdida de visión. El glaucoma se trata en escala, es decir, el tratamiento puede ir variando a medida que la enfermedad avanza. 

Entre las opciones de tratamiento del glaucoma encontramos:

  • Tratamientos médicos mediante el uso de gotas o fármacos.
  • Tratamientos del glaucoma con láser.
  • Tratamiento quirúrgico del glaucoma.
glaucoma tratamiento

Tratamiento médico-farmacológico

Entre las opciones del tratamiento médico del glaucoma encontramos aquellos que van destinados a la instilación de gotas y otros que van enfocados a prescripción de comprimidos.

Gotas para los ojos

En la fase inicial del glaucoma solemos recetar gotas oftálmicas al paciente para disminuir los niveles elevados de PIO, pues actúan en la estructura ocular reduciendo la producción de humor acuoso y, por lo tanto, mejoran los problemas de drenaje. 

Entre las gotas oftálmicas para el glaucoma más recetadas encontramos:

  • Prostaglandinas.
  • Betabloqueadores.
  • Agonistas alfa-adrenérgicos.
  • Inhibidores de la anhidrasa carbónica.
  • Agentes mióticos o colinérgicos.
  • Inhibidor de rho-quinasa.

Algunas gotas para el glaucoma se absorben en el torrente sanguíneo y pueden ocasionar efectos secundarios.

Medicamentos por vía oral

Cuando las gotas oculares no son efectivas para disminuir la presión intraocular recetaremos medicamentos por via oral para el glaucoma. Por lo general se suele prescribir un inhibidor de la anhidrasa carbónica. Los fármacos orales para el glaucoma pueden provocar hormigueo en los dedos de las manos y los pies, malestar estomacal, depresión y formación de cálculos en los riñones.

Tratamiento láser para el glaucoma

Los tratamientos láser para el glaucoma se realizan en consulta y empleamos distintas técnicas en función del tipo de glaucoma que presenta el paciente.

Trabeculoplastia

La trabeculoplastia con tecnología láser la recomendamos para pacientes con glaucoma de ángulo abierto y consiste en aplicar el láser para abrir los canales de la malla trabecular que se encuentren obstruidos. 

Iridotomía

La iridotmía láser está indicado en pacientes que sufren glaucoma de ángulo cerrado. Usamos el láser para abrir un pequeño orificio en el iris del ojo a través del cual el humor acuoso puede fluir.

Tratamiento con cirugía

Afortunadamente existen distintas opciones quirúrgicas para tratar a los pacientes con glaucoma y mejorar su calidad de vida. Las técnicas que explicamos a continuación ayudan a mejorar el sistema de drenaje de humor acuoso y disminuyen los niveles de presión intraocular. Entre las técnicas de cirugía del glaucoma más habituales encontramos:

Trabeculectomía

La trabeculectomía es una cirugía filtrante para el tratamiento del glaucoma. Esta técnica quirúrgica consiste en hacer una pequeña apertura en la esclerótica, la parte blanca del ojo, para extirpar parte de la malla trabecular y crear una ampolla de filtración en la conjuntiva. Esa burbuja se encuentra oculta en el párpado y sirve para filtrar el humor acuoso.

tratamiento del glaucoma

Esclerectomía profunda no perforante

Otra técnica quirúrgica filtrante que representa una alternativa a la trabeculectomía es la esclerectomía profunda no perforante (EPNP). La principal diferencia entre ambas opciones quirúrgicas es que la esclerectomía profunda no perforante evita la apertura de la cámara anterior y, consecuentemente, los riesgos que ello conlleva.

Una de las principales ventajas de esta opción quirúrgica es que obtenemos un mayor control sobre la hipotensión (bajada excesiva de presión), desprendimiento de coroides y de la formación de un edema macular.

Esta técnica quirúrgica la podemos realizar con válvula (Esnoper clip) o sin la implantación de la válvula.

Con válvula de drenaje

Dependiendo del caso del paciente se puede sugerir la colocación de una válvula de drenaje o un tubo de drenaje en cámara anterior (intracameral). Entre las válvulas más implantadas encontramos la válvula de Ahmed y la de Baerveldt.

Esta técnica quirúrgica se realiza en casos complejos como son pacientes diabéticos, cuando otras cirugías han fracasado o cuando hay que combinar el tratamiento quirúrgico del glaucoma con un trasplante de córnea.

Cirugía del glaucoma mínimamente invasiva

A lo largo de estos últimos años se ha desarrollado con éxito las técnicas de cirugía de glaucoma mínimamente invasiva (MIGS). Esta técnica ofrece unos niveles de presión intraoculares más estables en el tiempo, menor tiempo quirúrgico, menor traumatismo y una recuperación más rápida, posicionándose como una de las técnicas más seguras que existen.

Esta opción quirúrgica está especialmente indicada en pacientes cuya presión intraocular no es muy elevada, lo cual nos permite un mejor ajuste de la PIO. Adicionalmente, ofrece excelentes resultados cuando hay que combinar la cirugía del glaucoma con la cirugía de la catarata.

¿Cómo prevenir el glaucoma?

Para prevenir el glaucoma lo mejor que podemos hacer es asistir a una revisión oftalmológica anualmente, sobre todo si se tienen antecedentes familiares de esta enfermedad. Como mencionamos anteriormente, el glaucoma es un trastorno silencioso, y la única forma de detectarlo a tiempo y prevenir la pérdida de visión es asistiendo a controles médicos periódicos. 

Tanto jóvenes como adultos deben asistir las revisiones oftalmológicas rutinarias, sin embargo, a partir de los 40 años es especialmente importante examinar los ojos para descartar el glaucoma. Los pacientes con factores de riesgo deben asistir todos los años a consulta oftalmológica a partir de los 35 años.

Resumen
Tratamiento del glaucoma
Nombre del artículo
Tratamiento del glaucoma
Descripción
Te explicamos los principales tratamientos del glaucoma tanto médicos como quirúrgicos láser y con válvula que empleamos en un centro oftalmológico.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor

Nuestras Mutuas

Dr. Carlos Vergés

Equipo médico

Fundación

Gerencia

Información de contacto

EDIFI JARDI, Gran Via de Carles III, 71, PLANTA 0, 08028 Barcelona

93 551 33 00

WhatsApp: 640 550 238

Síguenos

/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */