Menú
pupila

La estructura ocular tiene muchas partes y probablemente una de las más conocidas es la pupila pero, ¿sabes realmente qué es?

Se trata del punto negro que se encuentra en el centro del ojo, específicamente en el iris, y que tiene como función regular la cantidad de luz que entra al globo ocular.

La pupila puede medir entre 3 y 4,5 milímetros, pero su diámetro puede aumentar o disminuir según se contraiga o se dilate.

En Área Oftalmológica Avanzada te explicamos, a continuación, qué es la pupila y qué enfermedades oculares le pueden afectar. 

¿Qué es la pupila del ojo?

La pupila es el punto negro que se encuentra en el centro del iris y tiene la propiedad de contraerse o dilatarse para regular la cantidad de luz que entra al ojo. 

Para que la pupila se acomode ante la exposición de luz, son necesarios dos músculos: el músculo circular del iris o esfínter iridiano, que ayuda a la contracción, y el músculo dilatador, que abre la pupila.

La pupila se dilata en espacios de poca luz u oscuros y se contrae cuando estamos expuestos a mucha iluminación. El tamaño de la pupila varía en base a la cantidad de luz que hay en el ambiente, por causa de ciertos estados de ánimo, por consumo de sustancias estupefacientes o por daños neuronales. 

A través de la pupila dilatada, los oftalmólogos pueden examinar la cámara posterior del ojo y diagnosticar afecciones asociadas a la mácula, al nervio óptico o a las coroides

¿Cuál es la función de la pupila?

La función de la pupila es regular la cantidad de luz que entra en la estructura ocular. Cuando la persona se encuentra en un lugar muy oscuro, la pupila se dilata para que mayor cantidad de luz entre a la retina y se puedan formar las imágenes. 

Pero, ¿qué pasa cuando estamos en la playa? Cuando estamos expuestos a mucha luz brillante, la pupila se contrae para filtrar la cantidad de luz que puede entrar en el ojo y proteger así la cavidad ocular.

La propiedad dócil de la pupila permite su poder de acomodación.   

Enfermedades de las pupilas

Existen algunas afecciones que pueden afectar el funcionamiento de la pupila en el ojo, conozcamos cuáles son: 

Miosis 

La miosis ocurre cuando la pupila no se dilata en la oscuridad, sino que permanece contraída hasta menos de 2 mm. El uso de colinérgicos y la aplicación de narcóticos son las principales causas de miosis. 

Midriasis 

La midriasis es lo contrario a la miosis. La pupila permanece dilatada hasta más de 6 mm y no se contrae ante la exposición a la luz. El uso de colirios tópicos como la atropina, traumatismos y lesiones en el nervio motor pueden causar midriasis.

Anisocoria 

La anisocoria es el tamaño desigual entre las dos pupilas. La diferencia de tamaño puede oscilar entre 0.5 mm y 1 mm. El consumo de ciertos medicamentos o la presencia de traumatismos, isquemias, un glaucoma de ángulo cerrado o migrañas pueden causar anisocoria.  

Síndrome de Horner 

Esta afección ocurre debido a la interrupción de una vía nerviosa que va desde el cerebro hasta el rostro y el ojo de un lado del cuerpo. El síndrome hace que la pupila se contraiga y el párpado se caiga.

¿Necesitas más información acerca de la pupila? Contáctanos en Área Oftalmológica Avanzada para resolver todas tus cuestiones.

Resumen
Pupila
Nombre del artículo
Pupila
Descripción
Una de las partes más conocidas del ojo es la pupila, ¿pero sabes realmente qué es y cuál es su función principal? ¡Te lo aclaramos!
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
«Volver al índice de glosario
Call Now Button