conjuntivitis

La conjuntiva es una membrana transparente y mucosa que recubre la esclerótica, la parte blanca del ojo, y la cara interna de los párpados. La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva causada usualmente por bacterias, virus o factores alérgenos. 

Cualquier persona puede contraer conjuntivitis, pero los niños y los adultos que frecuentan colegios, universidades y guarderías tienen mayor riesgo de contagiarse de conjuntivitis.

En Área Oftalmológica Avanzada explicamos a continuación, qué es la conjuntivitis y cómo se puede prevenir. 

¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, el tejido transparente que protege la esclerótica y la cara interna de los párpados.

La conjuntiva, a pesar de ser transparente, tiene muchos vasos sanguíneos que se dilatan durante la conjuntivitis y causan un enrojecimiento ocular muy importante. 

Es una de las afecciones oftalmológicas más comunes debido a que es muy contagiosa, por esto suele afectar a niños y a adultos por igual.

Afortunadamente la conjuntivitis no implica mayor gravedad para la estructura ocular y con el tratamiento adecuado puede curarse por completo. 

Tipos de conjuntivitis

Según su causa se pueden clasificar los siguientes tipos de conjuntivitis: 

Conjuntivitis vírica 

La conjuntivitis vírica es una de las más comunes y, como su nombre infiere, suele ser acusada por un proceso viral como los catarros o infecciones respiratorias.

Puede afectar uno o ambos ojos y es muy contagiosa, ya que se propaga por las partículas provenientes de la tos y los estornudos. 

Conjuntivitis bacteriana 

La conjuntivitis bacteriana también es altamente contagiosa y está causada por bacterias que han llegado al ojo a través de las manos o cualquier otro tipo de contacto.

Es una infección que puede afectar uno o ambos ojos y se reconoce mediante la presencia de una secreción amarillenta o verdosa. 

Conjuntivitis alérgica

Este tipo de conjuntivitis está causada por agentes alérgenos como los ácaros del polvo y el polen, razón por la que puede ser una enfermedad estacional.

No es contagiosa y puede afectar a ambos ojos a la vez.

Síntomas

Diagnosticar la conjuntivitis es muy sencillo, y esto se debe a lo fácil que es identificar sus síntomas.

Conozcamos a continuación los síntomas de la conjuntivitis:

  • Ojos incendiados o enrojecidos. 
  • Leve sensibilidad a la luz.
  • Sensación de tener un cuerpo extraño dentro del ojo. 
  • Lagrimeo constante y excesivo. 
  • Secreción amarillenta o verdosa. 
  • Los párpados y pestañas pueden llegar a pegarse cuando la secreción se seca y formar costras en el ojo. 

Causas principales

Como mencionamos anteriormente, la conjuntivitis puede ser bacteriana, vírica o alérgica.

Por lo tanto, puede estar causada por los siguientes factores: 

  • Bacterias que han podido llegar al ojo a través de las manos o de cualquier otro tipo de contacto. 
  • Virus como el resfriado.
  • Factores alérgenos como el polen, los ácaros o los pelos de mascotas. 
  • Sustancias irritantes como el cloro de la piscina, el smog o el humo de tabaco. 

Tratamiento de la conjuntivitis

Existen diversas maneras para curar esta afección.

Su tratamiento varía según el tipo de la conjuntivitis que tenga el paciente:

  • La conjuntivitis vírica puede mejorar por sí sola al cabo de unos tres días sin tratamiento. También podemos optar por remedios caseros como colocar compresas de agua fría en los ojos para aliviar las molestias. 
  • La conjuntivitis bacteriana debe ser tratada a través de la administración de antibiótico en gotas o en pomada. 
  • La conjuntivitis alérgica se trata a través de gotas oculares antialérgicas. En algunos casos, quienes son propensos a contraerla necesitan comenzar el tratamiento de la conjuntivitis alérgica antes de que se presente un brote de la enfermedad.  

Prevención

Las conjuntivitis vírica y bacteriana, aunque diferentes, son muy contagiosas, por eso resulta necesario conocer algunas medidas de prevención que pueden ayudar a evitar el contagio con los patógenos que producen esta enfermedad.

Algunas medidas de prevención de esta condición son:

  • Lavarse las manos al menos 6 veces al día con jabón antibacterial. 
  • No tocarse ni frotarse los ojos con las manos.
  • No utilizar toallas, sábanas, almohadas, maquillaje ni cualquier otro objeto que pueda haber estado en contacto con una persona infectada. 
  • Mantener una buena higiene de las lentes de contacto y su respectivo estuche.
  • Suspender el uso de cualquier cosmético que cause irritación
  • En caso de alergia al polen se recomienda usar gafas de sol siempre que se vaya a salir a la calle durante primavera. 

En Área Oftalmológica Avanzada somos expertos en el diagnóstico y tratamiento de la conjuntivitis. Contáctenos cuanto antes si presentas síntomas o quieres programar una revisión oftalmológica.

Resumen
Conjuntivitis
Nombre del artículo
Conjuntivitis
Descripción
La conjuntivitis es una afección que sucede al inflamarse la conjuntiva. Te contamos por qué ocurre y su tratamiento.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
«Volver al índice de glosario
/* Estilos para menú plegable móvil Divi *//* JS para menú plegable móvil Divi */