Conjuntivitis alérgica

La conjuntiva es un tejido transparente que recubre la parte interna de los párpados y la parte blanca del ojo, llamada esclera. La inflamación de la conjuntiva es una afección bastante común que se conoce con el nombre de conjuntivitis y puede estar provocada por procesos virales, infecciosos y alérgicos. 

La conjuntivitis alérgica es aquella que ocurre cuando el organismo entra en contacto con un alérgeno como el polen o el polvo y el sistema inmune reacciona de forma muy brusca contra este agente externo. La conjuntivitis alérgica es uno de los tipos de conjuntivitis más comunes y suele ser muy frecuente en niños.

Conjuntivitis alérgica

La conjuntiva es un tejido transparente que recubre la parte interna de los párpados y la parte blanca del ojo, llamada esclera. La inflamación de la conjuntiva es una afección bastante común que se conoce con el nombre de conjuntivitis y puede estar provocada por procesos virales, infecciosos y alérgicos. 

La conjuntivitis alérgica es aquella que ocurre cuando el organismo entra en contacto con un alérgeno como el polen o el polvo y el sistema inmune reacciona de forma muy brusca contra este agente externo. La conjuntivitis alérgica es uno de los tipos de conjuntivitis más comunes y suele ser muy frecuente en niños.

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?

La conjuntiva es una membrana delgada y transparente que recubre la esclera y tiene como función proteger la estructura ocular de agentes externos. La conjuntiva es una de las partes del ojo que más expuesta está al exterior y, por lo tanto, tiene mayor riesgo de entrar en contacto con partículas microscópicas, sustancias tóxicas y alérgenos.

Si una persona es alérgica al polen, y sus ojos entran en contacto con este alérgeno es muy probable que se desencadene una conjuntivitis alérgica, que consiste en la inflamación de la conjuntiva debido a una respuesta excesiva del sistema inmune ante un agente alérgeno.

La conjuntivitis alérgica puede estar acompañada de otras manifestaciones alérgicas como rinitis, asma y urticaria. La reacción alérgica puede estar desencadenada por distintos agentes alérgenos, pero los más comunes son el polen y los ácaros del polvo.

Tiene su mayor pico de afectación entre abril y septiembre, cuando empieza la primavera y termina el verano. Esto se debe a que durante este periodo hay mayor cantidad de polen en el ambiente y, por esta razón, también se le puede llamar conjuntivitis estacional.

La conjuntivitis alérgica puede ser una condición crónica, es decir, que perdura en el tiempo. Por lo general esto ocurre en pacientes que son alérgicos a los ácaros del polvo y que pueden estar en contacto con dicho alérgeno durante todo el año. En esos casos, las medidas preventivas deben ser exhaustivas y la limpieza del hogar juega un papel fundamental para evitar las crisis de alergia.

Los alérgenos que pueden causar conjuntivitis alérgica son:

  • Células, pelos o caspa de animales domésticos.
  • Hongos que están presentes en el moho.
  • Ambientes excesivamente húmedos.
  • Productos cosméticos.
  • Medicamentos antibióticos.
  • Polen.
  • Ácaros del polvo.

Causas

Cuando los ojos entran en contacto con determinado alérgeno el sistema inmune reacciona liberando histamina y otros mediadores de forma excesiva. Dichas sustancias generan en el organismo una reacción llamada alergia, lo cual puede provocar distintos síntomas como la dilatación capilar aproximadamente 1 hora después de haber estado en contacto con el alérgeno. 

La conjuntivitis alérgica puede presentarse acompañada de otras respuestas alérgicas como la rinitis, asma, urticaria y alergias alimentarias. 

Según su causa, puede ser:

conjuntivitis alergica
  • Conjuntivitis alérgica estacional: está causada por el polen de flores y arbustos, esporas de hongos y partículas de árboles o flores que se encuentran en el aire entre otros. Esta conjuntivitis alérgica ocurre en primavera, al final del verano o a principios del otoño y finaliza durante los meses de invierno.
  • Conjuntivitis alérgica perenne: también conocida como queratoconjuntivitis atópica, está causada por los ácaros del polvo, la caspa o los pelos de los animales y otros factores no asociados a una estación climática. Los alérgenos que provocan este tipo de conjuntivitis alérgica suelen provocar malestar durante todo el año y casi siempre se encuentran en los hogares.
  • Conjuntivitis alérgica vernal: este tipo de conjuntivitis alérgica es la más grave y suele afectar más al sexo masculino entre los 5 y 20 años de edad que han padecido asma, eccema y alergias estacionales. Esta afección es más común en primavera y al principio del otoño.

Síntomas de la conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica suele afectar a ambos ojos a la vez y puede causar los siguientes síntomas:

  • Picor crónico en los ojos. 
  • Enrojecimiento ocular debido a la dilatación de los capilares. 
  • Epífora o lagrimeo excesivo. 
  • Secreción ocular que puede ser acuosa, mucosa o amarillenta. 
  • Edema palpebral debido a una retención de líquido. 
  • Sensación de tener arena o algún cuerpo extraño dentro los ojos. 
  • Fotofobia o sensibilidad a la luz. 
  • Legañas blanquecinas. 
  • La conjuntiva puede lucir translúcida o azulada.

Diagnóstico

Para diagnosticar la conjuntivitis alérgica es importante estudiar los síntomas del paciente y realizar una exploración ocular. 

Al estudiar la estructura ocular con la lámpara de hendidura se pueden detectar los signos evidentes de una reacción alérgica en la conjuntiva, como la presencia de eosinófilos en los frotis. 

Por lo general, basta con este examen para el diagnóstico de la conjuntivitis alérgica. Si el paciente no responde adecuadamente al tratamiento o presenta una conjuntivitis crónica puede ser necesario realizar más estudios.

conjuntivitis alergia

Tratamiento de la conjuntivitis alérgica

Salvo excepciones, para el tratamiento de la conjuntivitis alérgica se recetan colirios de uso tópico, antiinflamatorios sin esteroides, corticoides tópicos, lágrimas artificiales y antihistamínicos orales.

Para una pronta recuperación es importante que el paciente cumpla las siguientes recomendaciones:

  • No frotarse los ojos pues, en lugar de calmar el picor, lo empeora.
  • Lavar y desinfectar los párpados con agua destilada y jabón de pH neutro.
  • Aplicar compresas frías sobre los ojos para aliviar los síntomas.
  • No usar perfumes ni lociones con fragancia.
  • No usar lentes de contacto.
  • Usar gafas de sol para proteger los ojos.

Para tratarla también es importante evitar, en la medida de lo posible, cualquier contacto con el factor alérgeno que ha desencadenado la enfermedad. Si la causa son los ácaros del polen presentes en el domicilio, es importante aspirar, en lugar de barrer, la casa y las habitaciones y evitar las cortinas y las alfombras.

¿Cómo prevenir la conjuntivitis alérgica?

La mejor forma de evitar una conjuntivitis alérgica es prevenirla, reconocer el factor alérgeno y tomar todas las medidas necesarias para no estar en contacto con el mismo. Algunas recomendaciones para prevenir la conjuntivitis alérgica son: 

  • Limpiar el domicilio a diario y preferiblemente con aspiradora en lugar de escoba.
  • Evitar tener en casa cortinas de tela, alfombras, cobijas de gamuza o terciopelo, peluches y mosquiteras. 
  • Usar colchones y ropa de cama sintéticos para evitar que los ácaros se acumulen en ellos. 
  • Cambiar la ropa de cama cada dos días
  • Evitar el contacto con animales que dejen pelo o caspa. 
  • Usar filtro antipolen en el coche y conducir con las ventanillas cerradas. 
  • En los días de primavera o mucho viento mantener las ventanas de casa cerradas.
Resumen
Conjuntivitis alérgica. Qué es, causas, síntomas y tratamiento
Nombre del artículo
Conjuntivitis alérgica. Qué es, causas, síntomas y tratamiento
Descripción
La conjuntivitis alérgica es aquella que ocurre cuando el organismo entra en contacto con algún alérgeno como el polen o el polvo y el sistema inmune reacciona de forma muy brusca contra este agente externo.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor

Nuestras Mutuas

Dr. Carlos Vergés

Equipo médico

Fundación

Gerencia

Información de contacto

EDIFI JARDI, Gran Via de Carles III, 71, PLANTA 0, 08028 Barcelona

93 551 33 00

WhatsApp: 640 550 238

Síguenos

/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */