En la estructura ocular existen desechos o residuos celulares que el ojo no es capaz de eliminar a través del flujo sanguíneo y que, como consecuencia, se van acumulando hasta formar depósitos de composición variable. Estos cúmulos se conocen con el nombre de drusas y pueden aparecer en la mácula de la retina o en el nervio óptico

La presencia de drusas en la retina es uno de los factores de riesgo más importantes de la degeneración macular asociada a la edad. En Área Oftalmológica Avanzada explicamos a continuación qué son las drusas. 

drusas

¿Qué son las drusas?

Las drusas son depósitos amarillentos de desechos y residuos celulares presentes en el ojo que el organismo no ha sido capaz de eliminar a través del torrente sanguíneo. Aunque pueden ser de composición variada, la mayoría de las drusas está formada por lípidos, o sea proteínas grasas. 

Tipos de drusas

Existen dos tipos de drusas, las drusas maculares y las drusas del nervio óptico:

Drusas maculares

Las drusas maculares se hallan en la mácula de la retina y aparecen como nódulos amarillentos de diferentes tamaños que, si no están asociados a alguna enfermedad de la mácula, son totalmente asintomáticos. 

Existen drusas maculares pequeñas, delineadas y separadas unas de otras que, por lo general, no representan ningún signo de alerta para la visión. En cambio, las drusas maculares blandas, grandes, agrupadas y con bordes no definidos son las que aumentan el riesgo de padecer DMAE

El daño macular causado por drusas suele reconocerse por el abombamiento de la retina; estas pequeñas montañas de drusas en el tejido pueden observarse durante un examen oftalmológico mediante la exploración con un OCT. Llegados a este punto es vital tratar las drusas para prevenir la degeneración macular

Drusas del nervio óptico

Las drusas de nervio óptico son más frecuentes en niños y no se consideran un factor de pérdida de la visión, aunque sí generan cierta deficiencia en la visión periférica.

Las drusas del nervio óptico están formadas por sales de calcio y proteínas y, a diferencia de las drusas maculares, suelen estar presentes en ambos ojos y no están relacionadas con el envejecimiento. 

Causas que las provocan

Las drusas maculares se asocian al proceso natural de envejecimiento. Estos depósitos son producidos porque el organismo no es capaz de eliminar, de forma eficiente, los desechos y residuos celulares del ojo a través de la sangre.

Síntomas principales

Las drusas son asintomáticas hasta el momento en que empiezan a afectar la mácula. De ahí la importancia de asistir de forma periódica a la consulta oftalmológica para examinar la estructura ocular y prevenir los daños que las drusas pueden causar en el ojo.

Cuando el paciente tiene una gran cantidad de drusas maculares blandas se pueden presentar los siguientes síntomas: 

  • Visión borrosa.
  • Dificultad para ver correctamente cuando pasamos de un ambiente iluminado a un ambiente oscuro. 
  • Aparición de un punto blanco borroso en el campo visual

Las drusas del nervio óptico suelen causar pérdida de visión periférica y la aparición de un centelleo de color gris en el campo visual. 

Diagnóstico de las drusas

Las drusas se detectan examinando el fondo del ojo con la pupila dilatada. Para examinar el ojo dilatado es probable que el oftalmólogo use un oftalmoscopio, instrumento que permite observar ampliamente la retina y comprobar la presencia de drusas en la mácula. 

En caso de que el especialista detecte la presencia de drusas blandas en la mácula, es posible que use el test de la rejilla de Amsler para identificar signos de degeneración macular, zonas donde la visión es borrosa, ondulada u oscura. 

Cuando el oftalmólogo sospecha que puede haber presencia de drusas en el nervio óptico, solicitará la realización de otras pruebas como la tomografía de coherencia óptica (OCT) para comprobar el diagnóstico. 

Tratamiento recomendado

El tratamiento de las drusas dependerá del tipo que tenga el paciente y del estado de salud de la estructura ocular. 

  • Las drusas blandas pueden ser tratadas a través de la terapia con fármacos antiangiogénicos. Sin embargo, el tratamiento de estos depósitos depende del estado de la mácula. 
  • Las drusas duras no representan ningún riesgo para la salud visual y, por lo tanto, no requieren ningún tipo de tratamiento.

Si sospechas que tienes drusas en el ojo o necesitas realizar un control oftalmológico, contáctanos y coge una cita con uno de nuestros especialistas.

En Área Oftalmológica Avanzada estamos encantados de atenderte.

Resumen
Drusas
Nombre del artículo
Drusas
Descripción
Las drusas son depósitos amarillentos de desechos y residuos celulares presentes en el ojo. Te contamos todo lo que necesitas saber.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
«Volver al índice de glosario
/* Estilos para menú plegable móvil Divi *//* JS para menú plegable móvil Divi */