Las lágrimas son indispensables para la salud de los ojos, pues se encargan de limpiar, hidratar y proteger la estructura ocular. Sin embargo, algunas afecciones oftalmológicas pueden incrementar su producción y desencadenar un síntoma muy molesto, conocido como ojos llorosos. 

Los ojos llorosos o epífora ocular es el lagrimeo excesivo y constante de los ojos y éste puede estar asociado a diversas afecciones. Entre las distintas causas, las principales son la blefaritis, obstrucción del conducto lagrimal e infecciones oculares, como la conjuntivitis

En Área Oftalmológica Avanzada te explicamos a continuación qué es la epífora ocular, así como sus causas y tratamiento.

epifora ocular

¿Qué son los ojos llorosos?

La vía lagrimal está formada por diversos conductos que tienen como principal función drenar la lágrima junto con desechos como el polvo, arena o residuos de maquillaje que se acumulan en los ojos. Cuando ese lagrimeo es abundante y produce el efecto de ojos llorosos, se conoce con el nombre de epífora ocular.

El lagrimeo excesivo es un síntoma muy molesto y frecuente que suele producirse cuando hay exceso de producción de lágrima, problemas en el drenaje de las mismas o irritación ocular. Los ojos llorosos pueden aparecer en cualquier momento y suelen afectar más frecuentemente a personas adultas. 

Causas de los ojos llorosos

Con el paso de los años, es común que se presenten obstrucciones en el conducto lagrimal desencadenando ojos llorosos o epíforas oculares. Esto suele suceder por distintas causas, entre las más comunes encontramos las siguientes: 

  • Estrechamiento del punto lagrimal, que es exactamente donde empieza la vía lagrimal. Si esto sucede, será necesario ampliar la vía lagrimal mediante un tratamiento quirúrgico ambulatorio. 
  • Conducto nasolagrimal estrecho u obstruido. Es importante limpiar el conducto para intentar recuperar su función. Si no funciona, se pueden evaluar otros tratamientos. 
  • Si el conducto nasolagrimal está completamente obstruido, se debe construir un nuevo canal para que la lágrima circule correctamente. 

¿Qué condiciones pueden afectar el conducto lagrimal y provocar ojos llorosos? ¡Muchas! Irritaciones, ojo seco e infecciones son las causas más frecuentes. Para determinar la causa exacta de los ojos llorosos es importante acudir al oftalmólogo y determinar la cantidad y frecuencia del lagrimeo

Entre las enfermedades asociadas a los ojos llorosos, encontramos: 

  • Blefaritis: es la inflamación de los párpados causada usualmente por el taponamiento de una glándula sebácea. Esta enfermedad suele ser reincidente y es una de las primeras causas de lagrimeo excesivo. 
  • Conjuntivitis: se trata de la inflamación de la conjuntiva que puede estar provocada por alérgenos, bacterias y virus. Uno de los síntomas más característicos de la conjuntivitis es el lagrimeo excesivo. 
  • Síndrome del ojo seco: la escasez de lágrimas o la mala composición de las mismas puede provocar epífora ocular. Aunque pueda ser contradictorio, cuando un paciente presenta ojo seco, su estructura ocular reacciona aumentando su producción. 
  • Queratitis: esta afección ocurre cuando se inflama una o varias capas de la córnea. Esta patología puede provocar la formación de úlceras corneales que afecten la visión. 
  • Otras enfermedades: glaucoma, infecciones oculares, traumatismos en los ojos o la uveítis.
ojos llorosos

Síntomas

Los ojos llorosos o epífora ocular es un síntoma que está relacionado con distintas afecciones. Por lo tanto, dependiendo de su causa, puede estar acompañado de otros síntomas como:

  • Enrojecimiento ocular. 
  • Secreciones oculares purulentas o blanquecinas. 
  • Dolor e irritación ocular. 
  • Sensibilidad a la luz. 
  • Sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo. 
  • Picor ocular. 
  • Protuberancia en el párpado. 
  • Inflamación palpebral. 
  • Sinusitis. 
  • Estornudos. 
  • Dolor de cabeza. 
  • Fiebre. 

Tratamiento de los ojos llorosos

Para tratar los ojos llorosos es necesario examinar un examen ocular completo, con el objetivo de determinar qué es lo que está provocando el lagrimeo excesivo. Por lo tanto, el tratamiento depende de la causa del malestar. 

Cuando la epífora ocular está causada por una enfermedad de origen irritativo, alérgico e infeccioso, puede tratarse mediante la administración de medicamentos aplicados en gotas. Los colirios oculares son ideales para tratar este tipo de enfermedades, ya que actúan directamente en la zona afectada y ofrecen una recuperación más rápida que los medicamentos orales. 

El síndrome de ojo seco es una enfermedad que no tiene cura definitiva. Para tratar la sequedad ocular se suele recetar lágrimas artificiales que imitan la composición de las lágrimas naturales y ayudan a mantener las estructuras hidratadas y, en los casos más severos, el tratamiento con luz pulsada.

Cuando las cuasas de los ojos llorosos vienen provocadas un problema en la vía lagrimal, el tratamiento más indicado es quirúrgico.

Algunas veces, es necesario construir un canal nasolagrimal paralelo para conseguir que la lágrima se drene correctamente hacia la nariz. A este procedimiento se le conoce como dacriocistorrinostomía o DCR, y tiene como objetivo reconducir el tránsito de las lágrimas para evitar que se acumulen en los ojos. 

La dacriocistorrinostomía se realiza de forma ambulatoria y bajo los efectos de anestesia local. A pesar de que parece un tratamiento altamente complejo, el proceso se realiza por vía endoscópica nasal, no deja cicatrices y es altamente exitoso. 

Si necesitas más información sobre los ojos llorosos, sus causas y tratamiento, te instamos a ponerte en contacto con nosotros en Área Oftalmológica Avanzada. ¡Nuestros especialistas estarán encantados de atenderte! 

Resumen
Ojos llorosos: qué es, causas y tratamiento
Nombre del artículo
Ojos llorosos: qué es, causas y tratamiento
Descripción
Los ojos llorosos es el lagrimeo excesivo y constante que puede estar asociado a diversas afecciones, pero que casi siempre se relaciona con blefaritis, obstrucción del conducto lagrimal e infecciones oculares, como la conjuntivitis.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
Abrir chat