¿Sabías que la lágrima tienen la función de proteger toda la estructura ocular y mantener hidratado el ojo para poder desechar los residuos de forma eficaz?

Sin embargo, cuando existe algún problema en la producción o la calidad lagrimal, podemos sufrir una enfermedad conocida como ojo seco

El síndrome del ojo seco es causado por la carencia de lubricación e hidratación ocular, que deriva en una enfermedad crónica y muy compleja dada su naturaleza multifactorial.

En Área Oftalmológica Avanzada te explicamos qué es el ojo seco y cómo puedes prevenirlo. 

Definición de ojo seco

ojo seco

El ojo seco es una enfermedad crónica que tiene lugar cuando el ojo no produce la cantidad de lágrima suficiente para mantenerse hidratado o porque la calidad lagrimal no es de mala calidad

La sequedad ocular avanza de forma progresiva y tiene un tratamiento personalizado, ya que puede afectar a cada persona de una manera distinta. 

Causas

En la mayoría de los casos, el síndrome del ojo seco está asociado a las alteraciones de las glándulas de Meibomio.

Estas glándulas son las encargadas de producir y segregar la las grasas que compone la película lágrimal, y su objetivo es lubricar el ojo y evitar que la lágrima se evapore rápidamente. 

La composición ideal de la lágrima está formada por un componente oleoso, otro acuoso y un tercero, mucoso.

Sin embargo, cuando ésta es irregular, el ojo no solo empieza a sufrir sequedad, sino que además no puede limpiarse correctamente para eliminar los residuos y microorganismos.  

Síntomas de los ojos secos

Los síntomas del síndrome de ojo seco son:

  • Picor o escozor ocular
  • Sensación de ardor o irritación al pestañear. 
  • Sensación de tener arena o un cuerpo extraño en el ojo.
  • Lagrimeo.
  • Cansancio ocular.
  • Fatiga visual.
  • Fotofobia.
  • Ojos rojos.
  • Sensación de sequedad ocular
  • Visión borrosa.

Factores de riesgo

Existen algunos factores de riesgo que hacen que una persona sea más propensa a sufrir ojo seco. Los más importantes son: 

  • Cambios hormonales.
  • Uso de lentes de contacto
  • Edad avanzada.
  • Consumo de medicamentos antidepresivos y antihistamínicos.
  • Cirugía láser ocular
  • Tratamiento con quimioterapia o radioterapia.
  • Factores ambientales como el aire acondicionado o la calefacción. 
  • Enfermedades autoinmunes como la fibromialgia o la artritis reumatoide. 
  • El abuso de las pantallas digitales
  • Climas áridos o ambientes con poca humedad. 
  • Consumo de tabaco
  • Enfermedad de los párpados como el lagoftalmos

Tratamiento y cómo prevenir el síndrome del ojo seco

Como ya hemos dicho, el ojo seco es una enfermedad crónica que, hasta la fecha, no tiene una cura definitiva. El tratamiento del síndrome de ojo seco consiste en aliviar los síntomas y ofrecer al paciente una mejor calidad de vida.

En la actualidad, existe un tratamiento revolucionario para tratar el ojo seco y retardar su evolución. Se trata de la luz pulsada thermaeye, un procedimiento indoloro y no invasivo, capaz de estimular el funcionamiento de las glándulas de Meibomio sin necesidad de recurrir a la cirugía. 

La luz pulsada thermaeye posibilita la producción de lípido en las glándulas de Meibomio para mejorar la composición de la lágrima, evitar su pronta evaporación y mitigar los síntomas del ojo seco. 

Infórmate ahora sobre este tratamiento en Área Oftalmológica Avanzada y mejora tu calidad de vida. Contamos con los mejores médicos de toda Barcelona para garantizarte el éxito en cualquier intervención. ¡Llámanos!

Resumen
Ojo seco
Nombre del artículo
Ojo seco
Descripción
Descubre qué es el ojo seco, cómo puedes prevenirlo y cuáles son los factores de riesgo de esta enfermedad.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
«Volver al índice de glosario
/* Estilos para menú plegable móvil Divi *//* JS para menú plegable móvil Divi */