Menú
retinografia

La retinografía es una prueba diagnóstica utilizada por los oftalmólogos para obtener una imagen detallada del fondo del ojo y de la retina.

Esta especie de fotografía del globo ocular permite examinar zonas importantes del ojo para la visión, tales como la mácula y el disco óptico.

En Área Oftalmológica Avanzada explicamos a continuación qué es una retinografía y qué patologías se pueden diagnosticar con esta prueba oftalmológica.

¿Qué es una retinografía?

La retinografía es una prueba médica que consiste en dilatar la pupila del paciente para poder obtener una imagen detallada de las partes más profundas del ojo.

Esta prueba tiene como objetivo estudiar la circulación sanguínea de la retina y del nervio óptico, y permite obtener una fotografía a color del interior del ojo para poder observar detalladamente la retina.

Puede ocurrir que los resultados de la retinografía arrojen una imagen opaca, lo cual permitirá al médico obtener información valiosa sobre el ojo del paciente.

¿Cómo se hace una retinografía?

Para realizar una retinografía no es necesario utilizar anestesia, el paciente puede estar despierto durante todo el procedimiento.

El día de la prueba, al llegar al consultorio, el médico aplica un colirio para dilatar la pupila y posteriormente procede a realizar el examen.

La retinografía se lleva a cabo con un retinógrafo, que es el equipo médico responsable de realizar la fotografía a color del fondo del ojo. El retinógrafo posee una cámara para realizar la toma fotográfica y va registrando las imágenes en el ordenador del doctor.

Si el paciente ya se ha realizado retinografías anteriormente, el médico deberá comparar las imágenes anteriores con la nueva fotografía.

Las pupilas pueden permanecer dilatadas por varias horas. Por ello, se aconseja que el paciente acuda acompañado al examen, use gafas de sol y no conduzca.

Los efectos secundarios de la retinografía con dilatación de pupila son:

En la actualidad existen retinógrafos (no midriáticos) muy modernos que pueden registrar imágenes nítidas y detalladas de la retina sin necesidad de dilatar la pupila. A esta prueba se conoce con el nombre de retinografía no midriática.

También existen retinógrafos de campo amplio que ofrecen imágenes de la zona periférica de la retina.

¿Cuándo es recomendable una retinografía?

La retinografía permite examinar partes muy importantes de la retina como el disco óptico y la mácula.

El disco óptico es la parte del ojo por donde penetra el nervio óptico. La retinografía permite saber si los pacientes con tensión intraocular elevada presentan algunas de las fibras que componen el nervio muertas y, por ende, sufren de pérdida de la visión.

Este examen permite diagnosticar patologías como el glaucoma.

La mácula se encuentra detrás de la retina y es considerada la parte del ojo con mayor agudeza visual. Gracias a la retinografía, se puede diagnosticar degeneración macular, una afección que deteriora la mácula de forma progresiva hasta causar pérdida de la visión central.

La retinografía también ayuda a diagnosticar:

La retinografía permite prevenir y diagnosticar de manera rápida y eficaz daños en la retina y el nervio óptico para tratar de manera anticipada cualquier lesión.

¿Quieres realizar una revisión? Pide una cita con nuestros especialistas de Área Oftalmológica Avanzada, ¡estaremos encantados de recibirte!

Resumen
Retinografía
Nombre del artículo
Retinografía
Descripción
¿Quieres saber qué es una retinografía y cómo se realiza esta prueba? Averigua todas las patologías que pueden detectarse.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
Sinónimos:
Retinógrafo
«Volver al índice de glosario
Call Now Button