Los derrames oculares también son conocidos en medicina con el nombre de hemorragia conjuntival o hiposfagmas. Se trata de una patología bastante común que aparece con la rotura de uno o más vasos sanguíneos de la esclerótica

La principal manifestación de un derrame en el ojo es una mancha roja que se origina por la acumulación de sangre en la parte anterior de la estructura ocular.

La sangre en el ojo puede apreciarse fácilmente a simple vista, no suele salir al exterior y tampoco suele provocar problemas en la visión. La hemorragia en el ojo suele desaparecer con el paso de los días siempre y cuando no esté asociada a otras enfermedades. 

En Área Oftalmológica Avanzada te explicamos qué es un derrame ocular, cuáles son sus causas y cómo tratarlo. ¡Sigue leyendo!

derrame ocular

¿Qué es la conjuntiva ocular?

La conjuntiva ocular es la membrana transparente que cubre la eclerótica, es decir, la parte blanca del ojo.

Podríamos definir la conjuntiva bulbar como una tela muy fina y elástica que protege a los ojos de los agentes externos, convirtiéndose en una importante protección inmunológica para el globo ocular.

Asimismo, la conjuntiva también interviene en la formación de las lágrimas, por lo que lubrica la zona corneal para que esté siempre húmeda.

¿Por qué se producen los derrames oculares?

Mucha gente se pregunta el motivo por el cual aparecen los hiposfagmas, y lo cierto es que las causas por las que puede aparecer un derrame en el ojo son muy variadas.

Un derrame se origina cuando los pequeños y delicados vasos sanguíneos que están en la conjuntiva del ojo (debajo de la parte blanca) se rompen y derraman sangre en el ojo provocando su enrojecimiento.

Como regla general, esto se debe a un aumento brusco de la presión sanguínea del paciente, que puede ir acompañado de fuertes estornudos y mucha tos.

Los traumatismos o incluso frotarse los ojos enérgicamente también pueden ser factores desencadenantes de los derrames en los ojos.

Otras posibles causas de un derrame ocular

Otras causas menos comunes, pero igualmente asociadas a la formación un derrame en el ojo son:

  • Problemas de hipertensión arterial, aunque no suele ser lo habitual.
  • Traumatismo ocular. No tenemos que sufrir un golpe muy fuerte para que los vasos sanguíneos se rompan y haya un derrame. A veces, pequeños traumatismos también provocan su aparición.
  • Medicamentos que alteren la coagulación sanguínea.
  • A pesar de no ser lo habitual, también se pueden dar casos por padecer diabetes mellitus.
  • Cirugías del ojo.
  • Infecciones virales.
  • Enfermedades hematológicas.

Ahora que ya sabes las causas de los derrames oculares, veamos qué debes hacer en el caso de que se te hiciera un derrame en el ojo.

¿Qué hacer en caso de un derrame en el ojo?

Poco se puede hacer en caso de derrame ocular. De hecho, lo mejor es no hacer nada y dejar que vaya desapareciendo poco a poco. Sin embargo, sí que tenemos que estar atentos cuando los derrames oculares son frecuentes.

Si sufres un derrame en el ojo lo adecuado es visitar al oftalmólogo para que examine de forma exhaustiva la conjuntiva bulbar y determine la causa de la hemorragia subconjuntival.

También debes tener en cuenta que esta anomalía en recién nacidos está asociada a un aumento de la presión sanguínea durante el parto y no hay por qué alarmarse. De todos modos, sigue siendo importante que el paciente acuda al oftalmólogo.

¿Qué pasa si tengo un derrame en el ojo izquierdo y dolor de cabeza?

A pesar de que las hemorragias subconjuntivales no son peligrosas ni motivo urgente para acudir al oftalmólogo existen excepciones.

Si los derrames en el ojo izquierdo se repiten habitualmente las causas pueden estar asociadas a problemas cardíacos o hipertensión arterial. En caso de que el paciente presente esta sintomatología es fundamental visitar al médico de cabecera para que revise la salud cardíaca lo antes posible.

Otra situación donde resulta importante acudir a un especialista es cuando sufrimos un derrame en el ojo izquierdo o derecho acompañado de un fuerte dolor de cabeza en esa zona. El motivo de esta situación es que existe una estrecha relación entre los ojos y la cabeza, y es habitual que un problema en los ojos trascienda a la cabeza y viceversa.

Síntomas de un derrame en el ojo

Los derrames oculares son patologías asintomáticas, es decir, no presentan ningún otro síntoma más allá de la formación de una mancha roja en la parte blanca del ojo. Por lo tanto, ningún derrame de este tipo debería causar dolor, irritación, ardor o molestias en la visión.

derrame en el ojo

De igual forma, aunque la sangre concentrada se ve claramente en el ojo, este fluido no sale al exterior, ya que se encuentra atrapado entre la esclerótica y la conjuntiva bulbar. Si el paciente llegara a sangrar es necesario acudir inmediatamente al oftalmólogo para determinar la causa del mismo, ya que los derrames en el ojo no causan hemorragias externas.

A pesar de que la acumulación de sangre en el ojo pueda resultar alarmante, es importante destacar que no representan un riesgo para la salud visual, es decir, son inofensivos.

Tratamiento de los derrames oculares

Ante la formación de una hemorragia subconjuntival, es inevitable preguntarse cómo curarla lo más rápido posible. Sin embargo, no existen tratamientos para atender esta afección, ya que los derrames en el ojo se curan por sí solos de forma progresiva y con el paso de los días.

Ahora bien, existen una serie de acciones que podemos llevar a cabo para paliar las molestias de un derrame ocular:

  • Lágrimas artificiales para aliviar los ojos y mantenerlos hidratados.
  • Si estás tomando aspirinas o anticoagulantes, deberás seguir tomándolos hasta que el médico indique lo contrario.
  • Por último, no frotarse los ojos de forma brusca para evitar volver a sangrar. Si esto sucediera, recomendamos realizar una visita con el oftalmólogo.

¿Cuánto tarda en curar un derrame en el ojo?

Los derrames en los ojos suelen durar entre 8 y 10 días antes de que se reabsorba toda la sangre, no obstante, esto depende de la persona y de cuántos vasos sanguíneos se hayan roto en la conjuntiva bulbar. 

En función del tamaño del derrame ocular puede tardar más o menos en curarse. Cuando el derrame en el ojo es pequeño puede reabsorberse una semana después de su formación, por el otro lado, cuando el derrame ocular es grande o sucede con frecuencia éste pueden tardar en sanar hasta un mes

Ante la presencia de una hemorragia conjuntival lo mejor es tener paciencia y dejar que la sangre vaya drenando por sí sola hasta desaparecer.

A medida que va curándose, es totalmente normal que la parte blanca del ojo se vaya volviendo de color amarilla, y aunque no existe ningún tratamiento, recomendamos encarecidamente no frotarse el ojo afectado para evitar que se rompan más vasos sanguíneos y el derrame ocular se agrande o se repita.

Cuando esta anomalía deriva de un traumatismo, es necesario acudir al oftalmólogo para que revise si existe algún daño en la estructura del ojo. En caso de que existan daños colaterales pautaremos el tratamiento adecuado en cada caso.

Si ha sufrido un traumatismo ocular es importante tener en cuenta:

  • Tratar de no tocarse el ojo.
  • No ejercer presión.
  • No automedicarse.
  • Colocar una gasa o parche en el ojo en caso de que haya hemorragia sanguínea hacia el exterior.

Cómo prevenir un derrame ocular

Los derrames oculares no pueden prevenirse y mucho menos existen síntomas que nos indiquen que se van a presentar. Sin embargo, sí que podemos ejercer acciones que nos ayuden a cuidar la salud de nuestros ojos para evitar que tengamos derrames oculares, algunas de ellas son:

  • Evitar dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo, ya que esta postura comprime el corazón y puede aumentar la presión sanguínea.
  • Medirse la presión arterial todos los días en caso de sufrir de hipertensión o diabetes mellitus.
  • Evitar factores que hacen aumentar la presión sanguínea como el tabaco o las bebidas alcohólicas.
  • No frotarse los ojos de forma brusca.

Recuerda que si sufres de hemorragias subconjuntivales a menudo, deberás acudir a un equipo especialista como Área Oftalmológica Avanzada para examinar tu salud visual.

The following two tabs change content below.
Dr. Reinaldo Cancino Muñoz. Médico Oftalmólogo

Dr. Reinaldo Cancino Muñoz. Médico Oftalmólogo

Oftalmólogo cirujano. Unidad de segmento anterior y córnea at Área Oftalmológica Avanzada
Médico oftalmólogo especialista en superficie ocular, cirugía de la catarata, cirugía refractiva y ojo seco. Máster en cirugía refractiva en la Universidad de Barcelona y un fellow en la European Board of Ophthalmology (FEBO) en Mayo de 2014. Miembro y colaborador de la Sociedad Española de Oftalmología y de la European Society of Cataract and Refractive Surgeons y de la Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto-Refractiva (SECOIR).
Resumen
Derrames oculares: por qué ocurren y cómo tratarlos
Nombre del artículo
Derrames oculares: por qué ocurren y cómo tratarlos
Descripción
Descubre qué es un derrame ocular, por qué se producen y cómo tratarlo. Te lo explicamos todo en Área Oftalmológica Avanzada.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor

Nuestras Mutuas

Dr. Carlos Vergés

Equipo médico

Fundación

Gerencia

Información de contacto

EDIFI JARDI, Gran Via de Carles III, 71, PLANTA 0, 08028 Barcelona

93 551 33 00

WhatsApp: 640 550 238

Síguenos

/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */