Conjuntivitis vernal

La conjuntiva es una membrana delgada y transparente que recubre la esclera, la parte blanca del ojo y el área interna de los párpados. Algunos agentes externos, como bacterias, virus, hongos y alérgenos pueden afectar a la conjuntiva, produciendo su inflamación y provocando una de las enfermedades oculares más comunes: la conjuntivitis. 

La conjuntivitis vernal es un tipo de conjuntivitis alérgica pero, a diferencia de ésta, se desconoce cuál es su causa. Esta afección suele afectar más a niños que a adultos y es muy frecuente durante los meses de primavera y otoño.

Conjuntivitis vernal

La conjuntiva es una membrana delgada y transparente que recubre la esclera, la parte blanca del ojo y el área interna de los párpados. Algunos agentes externos, como bacterias, virus, hongos y alérgenos pueden afectar a la conjuntiva, produciendo su inflamación y provocando una de las enfermedades oculares más comunes: la conjuntivitis. 

La conjuntivitis vernal es un tipo de conjuntivitis alérgica pero, a diferencia de ésta, se desconoce cuál es su causa. Esta afección suele afectar más a niños que a adultos y es muy frecuente durante los meses de primavera y otoño.

¿Qué es la conjuntivitis vernal?

La conjuntivitis es una enfermedad bastante común que se caracteriza por la inflamación de la conjuntiva, la membrana que recubre la esclera y la parte interna de los párpados. Cuando la conjuntiva se inflama los vasos capilares que contiene se dilatan y hacen que los ojos luzcan muy enrojecidos

Existen distintos tipos de conjuntivitis, entre los más comunes encontramos la bacteriana, la viral y la alérgica. La conjuntivitis vernal es muy parecida a la conjuntivitis alérgica, pero se diferencia en que su causa se desconoce, suele comenzar durante la infancia, entre los 11 y 13 años de edad, y puede convertirse en una enfermedad perenne. 

La conjuntivitis vernal, suele resolverse de forma definitiva durante la pubertad, y raras veces llega a afectar a las personas después de los 30 años de edad. Esta afección es más frecuente en ciudades con climas cálidos, tiene preferencia por el género masculino y puede durar entre 5 y 10 años.

Causas

A diferencia de los otros tipos de conjuntivitis, la causa de la conjuntivitis vernal es desconocida. Hay quienes sospechan que los mecanismos inmunoalérgicos pueden ser el origen de esta enfermedad, ya que es de carácter estacional. Otros factores en los que se basa esta teoría es que los pacientes con conjuntivitis vernal presentan concentración elevada de histamina en la lágrima, tienen eosinofilia y presencia de basófilos, eosinófilos y monocitos elevados en la biopsia conjuntival. 

Es importante destacar que muchos de los pacientes con conjuntivitis vernal tienen antecedentes familiares o personales de atopia.

La atopia es el carácter hereditario que tiene una persona que desarrolla crisis alérgicas con una frecuencia anormalmente elevada. Esta condición, por lo tanto, se considera un factor de riesgo.

conjuntivitis vernal

Síntomas de la conjuntivitis vernal

La conjuntivitis es muy conocida por sus síntomas, ya que suele provocar un malestar muy molesto que afecta de forma considerable la calidad de vida del paciente. Además de los síntomas habituales de la conjuntivitis, la conjuntivitis vernal se reconoce por la formación de papilas hipertróficas poligonales en la conjuntiva palpebral, lo cual genera que los párpados internos tengan apariencia de empedrado, sobre todo en la conjuntiva tarsal superior. 

De forma menos frecuente, la conjuntivitis vernal puede provocar que dicho empedramiento sea gelatinoso, y en lugar de afectar a los párpados, se forma en el área donde se unen la conjuntiva y la córnea. A esto se le conoce como conjuntiva vernal límbica. La conjuntivitis vernal límbica y la palpebral, pueden presentarse al mismo tiempo en la estructura ocular. 

Otros síntomas de la conjuntivitis vernal son:

  • Ojos rojos. 
  • Lagrimeo excesivo. 
  • Secreciones oculares blanquecinas o amarillentas. 
  • Picor o comezón en los párpados. 
  • Inflamación palpebral. 
  • Dolor. 
  • Sensibilidad a la luz o fotofobia.

Diagnóstico

La conjuntivitis vernal se diagnostica a través de una revisión oftalmológica. Por lo general, se solicita al paciente una hematología completa. Los resultados se comparan con la presencia de eosinófilos en la secreción conjuntival y de histamina en sangre. 

Recordemos que la histamina es la sustancia que el sistema inmune libera cuando reacciona de forma excesiva ante un factor alérgeno como el polvo, el polen, los hongos, arbustos y determinados alimentos. 

Si durante la revisión ocular se evidencian papilas de más de 1 mm de diámetro en la conjuntiva tarsal, se puede determinar que se trata de una conjuntivitis vernal. La formación de estas papilas también puede estar asociada a la inflamación de la córnea. Por eso resulta importante examinar la córnea para descartar la hinchazón de la misma, llamada queratitis, y estar muy seguros de que se trata de una queratoconjuntivitis vernal.

queratoconjuntivitis vernal

Tratamiento de la conjuntivitis vernal

La conjuntivitis vernal es una enfermedad que puede ir apareciendo durante 4 y 5 años después de su diagnóstico, por esta razón el tratamiento tiene como objetivo calmar los síntomas y disminuir la prevalencia de la afección. 

Para aliviar el malestar causado por la conjuntivitis vernal recetamos medicamentos corticoides sistémicos y de uso tópico o la ciclosporina, que son muy efectivos para detener la inflamación. 

En cualquier caso, especialmente en aquellos incipientes, trataremos de prescribir tratamientos más suaves como las compresas frías, mantenerse en ambientes fríos o el uso de colirios vasoconstrictores (contraindicados en pacientes con glaucoma de ángulo cerrado). Como norma general, evita estar en ambientes muy calurosos o la exposición directa al sol. Recordemos que esta enfermedad es más frecuente en climas cálidos. 

Aunque suene extraño, las papilas gigantes en la conjuntiva pueden permanecer durante años, incluso recibiendo tratamiento para la conjuntivitis vernal. 

Igual que las papilas, las placas de la córnea, en caso de que se manifiesten, pueden ser resistentes al tratamiento de la queratoconjuntivitis vernal. En este caso es recomendable retirar estas estructuras mediante cirugía, ya que a la larga estas placas pueden generar cicatrices en la córnea que comprometen de forma importante la visión del paciente.

Resumen
Conjuntivitis vernal: qué es, causas y tratamiento
Nombre del artículo
Conjuntivitis vernal: qué es, causas y tratamiento
Descripción
La conjuntivitis vernal es un tipo similar a la alérgica pero, a diferencia de ésta, se desconoce cuál es su causa.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor

Nuestras Mutuas

Dr. Carlos Vergés

Equipo médico

Fundación

Gerencia

Información de contacto

EDIFI JARDI, Gran Via de Carles III, 71, PLANTA 0, 08028 Barcelona

93 551 33 00

WhatsApp: 640 550 238

Síguenos

/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */