Blefaritis aguda

La blefaritis puede tener diversas manifestaciones, y una de ellas es la blefaritis aguda. Este tipo de dolencia suele presentar síntomas como el párpado hinchado y dolor en la zona. En ocasiones, incluso puede llegar a causar una úlcera.

Blefaritis aguda

La blefaritis puede tener diversas manifestaciones, y una de ellas es la blefaritis aguda. Este tipo de dolencia suele presentar síntomas como el párpado hinchado y dolor en la zona. En ocasiones, incluso puede llegar a causar una úlcera.

¿Qué es la blefaritis aguda?

La blefaritis es una inflamación de los bordes del párpado y puede presentarse en forma de blefaritis aguda y ésta puede ser ulcerativa o no ulcerativa. La blefaritis aguda se diferencia claramente de la blefaritis crónica, que puede ser seborreica o estar provocada por una obstrucción de las glándulas de Meibomio. 

Causas de la blefaritis aguda

Las causas de la afección pueden variar según el tipo de blefaritis aguda que presente el paciente. Mientras que la blefaritis ulcerativa aguda suele tener su origen en infecciones, la blefaritis no ulcerativa aguda usualmente está provocada por reacciones alérgicas.

A continuación te explicamos todos los detalles.

Blefaritis ulcerativa aguda

La principal causa de la blefaritis ulcerativa aguda es una infección bacteriana estafilocócica del borde del párpado sobre la base de las pestañas, que también afecta a sus folículos y a las glándulas de Meibomio.

Cabe destacar que la infección por estafilococos de los párpados, aislada o combinada con dermatitis seborreica, es la causa más habitual de blefaritis aguda.

También puede estar causada por un virus como la varicela zóster o el herpes simple:

  • Blefaritis por herpes simple: es más frecuente en niños, aunque también afecta a personas adultas, y puede convertirse en una afección recurrente. Normalmente es unilateral y muy asimétrica, y se caracteriza por la aparición de una serie de vesículas. Estas se rompen, ulceran y generan una costra que se cura sin dejar casi cicatriz, en un periodo de entre una y dos semanas.
  • Blefaritis por herpes zóster: suele ser unilateral, y afecta a pacientes con una edad avanzada. En pacientes con inmunodeficiencia puede ser un problema grave.

Blefaritis no ulcerativa aguda

La blefaritis no ulcerativa aguda se debe habitualmente a una reacción alérgica, como una blefaroconjuntivitis, alergia estacional o una blefarodermatitis atópica.

En el caso de la blefaritis no ulcerativa aguda, esta puede derivar en:

  • Sensibilidad al contacto o dermatoblefacoconjuntivitis.
  • Fricción, que puede empeorar el prurito conjuntival y agravar la dermatitis atópica del párpado inflamado.
  • Prurito intenso e inflamación del ojo a lo largo de los márgenes de los párpados.

Síntomas de la blefaritis aguda

Los síntomas de la blefaritis aguda suelen ser diferentes dependiendo de la variante de la afección que afecta a nuestros ojos.

  • En el caso de la blefaritis ulcerativa aguda aparecen unas pequeñas pústulas en los folículos de las pestañas que terminan por abrirse, formando unas úlceras marginales aplanadas. Las costras se agarran con fuerza, sangrando si se arrancan. 
  • Durante la noche, los párpados se quedan pegados por las secreciones que se producen durante el sueño. Por ello, la blefaritis ulcerosa recurrente provoca cicatrices en los párpados, y una pérdida o dirección anormal de las pestañas (triquiasis).
  • En cambio, la blefaritis aguda no ulcerativa causa edemas palpebrales y enrojecimiento en los bordes de los párpados. También se pueden formar costras con líquido seroso desecado en las pestañas.
blefaritis aguda

Diagnóstico

Para diagnosticar la blefaritis aguda se realiza un examen con una lámpara de hendidura, con el fin de explorar los párpados al detalle. 

En ocasiones, se toma una muestra del pus del margen de los párpados. Después, se cultiva para detectar la bacteria que está causando la infección y determinar el nivel de sensibilidad a los antibióticos que se utilizan en estos casos. 

Pronóstico

La blefaritis aguda responde con frecuencia al tratamiento de manera satisfactoria, aunque hay casos en los que puede reaparecer. 

Por eso es importante acudir al oftalmólogo para que realice un examen detallado de tus ojos y determine cuál es el tratamiento más adecuado para tu caso. Así reducirás al mínimo las probabilidades de recaída. 

Tratamiento de la blefaritis aguda

Los métodos más habituales para el tratamiento de la blefaritis aguda ulcerativa son los siguientes:

  • Pomada antibiótica: por ejemplo bacitracina o polimixina B, gentamicina o eritromicina. Debe aplicarse 4 veces al día, entre 7 y 10 días.
  • Antivirales sistémicos: se emplean en la blefaritis aguda ulcerativa viral. Por ejemplo, si es causada por un herpes simple, el tratamiento podría consistir en Aciclovir 400 mg 3 veces al día durante 7 días.
  • Compresas tibias: cuando se aplican sobre los párpados cerrados ayudan a mejorar los síntomas y acelerar la desaparición del problema.
  • Corticoides tópicos: pueden utilizarse si el edema persiste más de 24 horas. Por ejemplo, una pomada oftálmica de fluorometolona 3 veces al día durante 7 días.

Es importante evitar determinadas acciones, como frotarse los ojos o párpados o la utilización de sustancias en los ojos. En algunos casos, esta afección puede estar provocada por un colirio que produce sensibilidad al contacto, en cuyo caso es fundamental interrumpir su uso cuanto antes.

Hay otros tratamientos que contribuyen a aliviar ciertos síntomas más asociados a la blefaritis aguda no ulcerativa, como la irritación. Entre ellos se encuentran:

  • El uso de lágrimas artificiales durante el día.
  • La aplicación de pomadas lubricantes por la noche.

Es de vital importancia tratar el trastorno que provoca la blefaritis aguda lo antes posible para que el tratamiento sea exitoso.

Resumen
Blefaritis aguda: sus síntomas, sus causas y su tratamiento
Nombre del artículo
Blefaritis aguda: sus síntomas, sus causas y su tratamiento
Descripción
La blefaritis puede manifestarse de formas diversas, y una de ellas es la blefaritis aguda. Este tipo de dolencia suele derivar en el párpado hinchado y dolor en la zona.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
Abrir chat