Conjuntivitis bacteriana en niños

La conjuntivitis bacteriana en niños es una enfermedad frecuente que se caracteriza por provocar ojos rojos, lagrimeo excesivo y picor ocular. Esta afección ocurre cuando los ojos entran en contacto con determinadas bacterias que inflaman la conjuntiva, una membrana muy fina que recubre el globo ocular. 

La conjuntivitis bacteriana es una enfermedad muy contagiosa y puede propagarse fácilmente de un niño a otro en parques, guarderías y preescolares. Los síntomas de esta infección suelen ser muy molestos, sin embargo, la enfermedad tiene buen pronóstico y no suele causar complicaciones.

Conjuntivitis bacteriana en niños

La conjuntivitis bacteriana en niños es una enfermedad frecuente que se caracteriza por provocar ojos rojos, lagrimeo excesivo y picor ocular. Esta afección ocurre cuando los ojos entran en contacto con determinadas bacterias que inflaman la conjuntiva, una membrana muy fina que recubre el globo ocular. 

La conjuntivitis bacteriana es una enfermedad muy contagiosa y puede propagarse fácilmente de un niño a otro en parques, guarderías y preescolares. Los síntomas de esta infección suelen ser muy molestos, sin embargo, la enfermedad tiene buen pronóstico y no suele causar complicaciones.

¿Qué es la conjuntivitis bacteriana en niños?

La conjuntiva del ojo es una membrana muy delgada y transparente que recubre la parte blanca del globo ocular y la zona interna de los párpados. La conjuntivitis bacteriana en niños ocurre cuando los ojos entran en contacto con alguna bacteria que provoca la inflamación de la conjuntiva

Cuando la conjuntivitis en niños está causada por virus o bacterias es contagiosa, consiguientemente, si una persona tiene síntomas de conjuntivitis bacteriana y presenta secreciones oculares, puede contagiar a otra fácilmente. La ventana de contagio finaliza cuando los síntomas del paciente desaparecen completamente. 

¿Cómo afecta la conjuntivitis bacteriana a los niños y bebés?

La conjuntivitis bacteriana en niños puede tardar un poco más o menos en curarse, según la edad del infante. Cuando el niño es pequeño no entiende lo importante que resulta no frotarse o tocarse los ojos cuando hay muchas lágrimas o picor, lo cual provoca que se toque los ojos y, consecuentemente que se alargue el tiempo que tarda en curarse totalmente.

Es importante que los padres tengan mucha paciencia y estén muy pendientes de que el niño o niña no se toque los ojos. De lo contrario, pueden empeorar los síntomas de la enfermedad o alargar la recuperación. 

La conjuntivitis bacteriana en bebés suele ser un poco más grave. Esto es debido a que el sistema inmune del pequeño aún está muy débil y no puede defenderse como un niño más mayor. No obstante, la enfermedad tiene buen pronóstico y no suele causar complicaciones.

conjuntivitis bacteriana en niños

Causas

La conjuntivitis bacteriana en niños puede estar causada por distintas bacterias. Cuando esta enfermedad afecta a un recién nacido suele estar asociada a enfermedades de transmisión sexual. 

Conjuntivitis bacteriana en niños

La conjuntivitis bacteriana en niños casi siempre está causada por alguna de estas bacterias:

  • Staphylococcus aureus.
  • Streptococcus pneumoniae.
  • Algunos tipos de Haemophilus y la chlamydia trachomatis. 

Conjuntivitis bacteriana en bebés

La bacteria neisseria gonorrhoeae es la responsable de la conjuntivitis gonocócica. Esta bacteria se contrae a través del contacto sexual con una persona que tiene una infección genital.

La conjuntivitis bacteriana en bebés es también conocida como oftalmía neonatal. Esta afección ocurre cuando la madre posee una infección gonocócica o por clamidia, y la traspasa al bebé en el momento del parto. 

La incidencia de la conjuntivitis neonatal se sitúa entre el 20% y el 40% de los bebés que nacen a través de un canal de parto infectado.

La conjuntivitis bacteriana en los neonatos también se puede producir debido a un factor predisponente. Una causa muy frecuente es la obstrucción del conducto nasolagrimal o la falta de higiene.

Síntomas de la conjuntivitis bacteriana en niños

Los síntomas de la conjuntivitis bacteriana en niños son: 

  • Ojos de color rojo muy intenso. 
  • Lagrimeo excesivo y constante. 
  • Secreciones oculares amarillentas o blanquecinas. 
  • Picor, ardor o irritación ocular. 
  • Sensación de tener un cuerpo extraño dentro del ojo. 
  • Necesidad de frotarse los ojos. 
  • Inflamación palpebral. 
  • Formación de costras en las pestañas. 
conjuntivitis bacteriana niños

Tratamiento de la conjuntivitis bacteriana en niños

La conjuntivitis bacteriana en niños se trata a través de gotas o ungüentos oftálmicos con antibióticos. Estos fármacos, al aplicarse directamente en el ojo, actúan mucho más rápido que los medicamentos orales, ya que actúan directamente en la zona afectada. 

La higiene ocular juega un papel fundamental en el tratamiento de la conjuntivitis bacteriana en niños. Es importante limpiar los ojos del pequeño al menos 5 veces al día. Lo ideal es hacer la limpieza ocular con suero fisiológico y toallas esterilizadas. 

Para aliviar el ardor, el picor o la irritación ocular se pueden colocar compresas frías sobre los ojos del pequeño.

Mi niño tiene conjuntivitis bacteriana, ¿cuándo puede volver al colegio?

Muchos padres de niños con conjuntivitis se preguntan cuándo podrá volver a la escuela su hijo. Lo cierto es que esto varía en cada niño, ya que algunos pueden evolucionar rápido y otros un poco más lento. 

Nuestra recomendación es mantener al niño en casa mientras tenga síntomas de conjuntivitis bacteriana. De lo contrario, el niño puede contagiar a otros compañeros y maestros. 

Algunos centros educativos permiten el regreso de los niños 24 horas después de haber empezado el tratamiento con antibióticos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el tratamiento de la conjuntivitis bacteriana no tiene por qué evitar que el niño propague la infección.

¿Cómo prevenir la conjuntivitis bacteriana en bebés?

Para prevenir la conjuntivitis bacteriana en bebés, es importante que la madre informe a su ginecólogo si padece una infección genital. Hoy en día existen, medicamentos que ayudan a evitar la transmisión madre – hijo durante el parto. 

Realizar pruebas de cribado a mujeres embarazadas antes del parto es muy importante para prevenir la conjuntivitis bacteriana en bebés. Estas pruebas ayudan a detectar infecciones de transmisión sexual, incluso cuando son asintomáticas. 

Para prevenir la conjuntivitis bacteriana es importante tener en cuenta los siguientes cuidados:

  • Lavarse las manos con frecuencia. Es recomendable usar un jabón antibacterial y enjuagar las manos durante un tiempo superior a 30 segundos. 
  • No prestar las gafas y lentillas. 
  • No compartir objetos de uso personal como almohadas, toallas y sábanas. 
  • No tocarse los ojos con las manos sucias. 
  • Limpiar y desinfectar correctamente las lentillas antes y después de usarlas.
Resumen
Conjuntivitis bacteriana en niños
Nombre del artículo
Conjuntivitis bacteriana en niños
Descripción
La conjuntivitis bacteriana en niños y bebés puede causar hinchazón, ojos rojos o picor. Descubre cómo afecta y su tratamiento.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor

Nuestras Mutuas

Dr. Carlos Vergés

Equipo médico

Fundación

Gerencia

Información de contacto

EDIFI JARDI, Gran Via de Carles III, 71, PLANTA 0, 08028 Barcelona

93 551 33 00

WhatsApp: 640 550 238

info@areaoftalmologica.com

Síguenos

/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */