Glaucoma neovascular

El glaucoma son un conjunto de enfermedades que provocan un daño progresivo al nervio óptico y pueden comprometer la visión de forma irreversible. El glaucoma neovascular es un glaucoma secundario muy agresivo que se caracteriza por el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en el iris y en el ángulo iridocorneal.

El glaucoma neovascular está casi siempre causado por una diabetes de tipo 2 muy avanzada o mal controlada, pero también puede ser provocado por otras afecciones como tumores, obstrucciones arteriales o inflamación ocular. El glaucoma neovascular no suele causar síntomas en su fase inicial y cuando el paciente presenta dolor o malestar ocular es porque la enfermedad ya está en su fase más avanzada.

Glaucoma neovascular

El glaucoma son un conjunto de enfermedades que provocan un daño progresivo al nervio óptico y pueden comprometer la visión de forma irreversible. El glaucoma neovascular es un glaucoma secundario muy agresivo que se caracteriza por el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en el iris y en el ángulo iridocorneal. 

El glaucoma neovascular está casi siempre causado por una diabetes de tipo 2 muy avanzada o mal controlada, pero también puede ser provocado por otras afecciones como tumores, obstrucciones arteriales o inflamación ocular. El glaucoma neovascular no suele causar síntomas en su fase inicial y cuando el paciente presenta dolor o malestar ocular es porque la enfermedad ya está en su fase más avanzada.  

¿Qué es el glaucoma neovascular?

El glaucoma neovascular es un tipo de glaucoma secundario muy agresivo que ocurre cuando nacen nuevos vasos sanguíneos en el iris y en el ángulo iridocorneal. Estos nuevos capilares bloquean el drenaje del humor acuoso y como consecuencia se produce un incremento en los niveles de presión intraocular (PIO). 

La presión intraocular elevada, de forma constante o fluctuante, provoca lesiones en las fibras del nervio óptico del ojo, estructura encargada de enviar al cerebro la información visual que llega a la retina. Cuando el nervio óptico no funciona correctamente la visión se ve comprometida y el paciente empieza a sufrir pérdida del campo visual.

glaucoma neovascular

El glaucoma neovascular, igual que los demás tipos de glaucoma, es una enfermedad que no tiene cura y avanza de forma progresiva. En los peores casos el paciente puede llegar a perder por completo la visión.

Causas del glaucoma neovascular

La causa del glaucoma neovascular es la falta crónica de oxígeno (isquemia) en la retina que estimula la formación de nuevos capilares sanguíneos (neovascularización) para oxigenarla. En este proceso proliferan nuevos vasos sanguíneos también en el iris (neovascularización del iris) que taponan el trabéculo, bloquean la salida del humor acuoso y, finalmente, aumenta la presión intraocular.

El glaucoma neovascular es producto de un proceso isquémico que casi siempre está provocado por una diabetes mellitus muy avanzada o mal controlada. La diabetes es una enfermedad degenerativa que poco a poco va afectando a los vasos sanguíneos de la retina, provocando una falta de oxígeno de forma permanente.  

Otras causas del glaucoma neovascular pueden ser la oclusión de la vena central de la retina, enfermedad obstructiva carotídea, tumores oculares, desprendimiento de retina o procesos inflamatorios del ojo.

Síntomas

El glaucoma es una enfermedad silenciosa que no provoca síntomas en su fase inicial. Cuando el paciente presenta malestar o signos de glaucoma neovascular es porque la enfermedad está en un estado avanzado.  

Los síntomas del glaucoma neovascular en su fase aguda son: 

  • Dolor ocular. 
  • Pérdida parcial o total de la visión. 
  • Edema corneal. 
  • Deformación de la pupila. 
  • Enrojecimiento ocular. 
  • Congestión en la zona anterior del ojo.

Diagnóstico

El diagnóstico del glaucoma neovascular debe ser lo más precoz posible para prevenir lesiones irreversibles en el nervio óptico. Por este motivo es importante asistir de forma periódica al oftalmólogo para revisar la salud ocular, sobre todo si se tienen antecedentes de glaucoma o se es paciente diabético. 

Para diagnosticar el glaucoma se realiza un examen completo de los ojos. En el caso del glaucoma neovascular se encontrarán pequeños vasos sanguíneos en el iris, lo cual se conoce como rubeosis iridis. En esta fase del glaucoma la PIO puede ser aún normal. 

Si el glaucoma está más avanzado se pueden hallar vasos sanguíneos en el ángulo iridocorneal y en la malla trabecular, acompañados de una presión intraocular elevada, edema corneal y pérdida de agudeza visual. 

Para diagnosticar el glaucoma neovascular solemos realizar las siguientes pruebas diagnósticas: 

  • Tonometría para medir la presión intraocular. 
  • Examen de fondo de ojo para estudiar el nervio óptico y determinar si existen lesiones en sus fibras. 
  • Exploración de la córnea y la retina. 
  • Gonioscopia para evaluar el estado del ángulo de drenaje. 
  • Campimetría para analizar el campo visual del paciente.

Tratamiento del glaucoma neovascular

Igual que los demás tipos de glaucoma, el glaucoma neovascular es una enfermedad que no tiene cura. El tratamiento de esta condición tiene como objetivo controlar tres aspectos fundamentales de la enfermedad que son clave para la calidad de vida del paciente: niveles de presión intraocular, falta de oxígeno en la retina y dolor ocular. 

Durante la fase inicial llamada rubeosis iridis el tratamiento del glaucoma neovascular es la fotocoagulación panretiniana. Esta técnica es muy efectiva para evitar que la enfermedad avance y se convierta en un glaucoma secundario de ángulo cerrado. Este procedimiento es poco invasivo, se realiza bajo los efectos de anestesia local y permite eliminar la fuga de vasos sanguíneos aplicando la acción del láser

glaucoma neovascular tratamiento

En fases más avanzadas del glaucoma neovascular el tratamiento más indicado es la trabeculectomía. Esta cirugía del glaucoma consiste en realizar una pequeña incisión en la esclerótica para estimular el drenaje del humor acuoso a través de una burbuja filtrante que se crea en la conjuntiva. Si la burbuja cicatriza antes de tiempo o no logra drenar el humor acuoso, evaluaremos con el paciente la posibilidad de realizar una trabeculectomía con válvula de drenaje. 

La cirugía de glaucoma ofrece excelentes resultados para controlar esta enfermedad pero no detiene la progresión del glaucoma. Algunos pacientes tendrán que someterse a varias cirugías a los largo de su vida. 

Para el éxito en el tratamiento de cualquier tipo de glaucoma es clave un dis en su fase inicial.

Resumen
Causas y posibles tratamientos para el glaucoma neovascular
Nombre del artículo
Causas y posibles tratamientos para el glaucoma neovascular
Descripción
El glaucoma neovascular es un tipo de glaucoma secundario muy agresivo que ocurre cuando nacen nuevos vasos sanguíneos en el iris y en el ángulo iridocorneal.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor

Nuestras Mutuas

Dr. Carlos Vergés

Equipo médico

Fundación

Gerencia

Información de contacto

EDIFI JARDI, Gran Via de Carles III, 71, PLANTA 0, 08028 Barcelona

93 551 33 00

WhatsApp: 640 550 238

Síguenos

/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */