Neuritis óptica

La neuritis óptica es una enfermedad ocular que consiste en la hinchazón o inflamación del nervio óptico. Se trata de una enfermedad grave ya que el cerebro depende del nervio óptico para que le puedan llegar las señales visuales, sin él nos quedaríamos ciegos.

La neuritis óptica inflamatoria puede estar en la parte delantera, en cuyo caso se la conoce como papilitis, o en la parte trasera, conocida como neuritis óptica retrobulbar.

Neuritis óptica

La neuritis óptica es una enfermedad ocular que consiste en la hinchazón o inflamación del nervio óptico. Se trata de una enfermedad grave ya que el cerebro depende del nervio óptico para que le puedan llegar las señales visuales, sin él nos quedaríamos ciegos.

La neuritis óptica inflamatoria puede estar en la parte delantera, en cuyo caso se la conoce como papilitis, o en la parte trasera, conocida como neuritis óptica retrobulbar.

¿Qué es la neuritis óptica?

La neuritis óptica también conocida como nervio óptico inflamado es una condición que se presenta cuando el nervio óptico se inflama. Debido a que el nervio óptico es el encargado de transmitir las imágenes que captan los ojos al cerebro para que este órgano pueda interpretarlas, su inflamación puede comprometer el sistema visual conduciendo a una reducción o pérdida de la visión repentina en el ojo afectado.

Aunque la enfermedad puede ocurrir a cualquier edad, es más común que empiece a manifestarse entre los 20 y 30 años, con una prevalencia del 75% en las mujeres. En los pacientes mayores de 50 años la afectación del nervio óptico suele tener un origen diferente, no tanto inflamatorio sino circulatorio, como es el caso de la neuropatía óptica isquémica. La neuritis óptica o nervio óptico inflamado es una de las lesiones del nervio óptico más frecuentes, en España afecta a unas 42.000 personas, con una incidencia de 90 por cada 100.000 habitantes.

Causas de la neuritis óptica

Las causas por las que se manifiesta la neuritis óptica se desconocen, presentándose en algunos pacientes sin que se pueda determinar exactamente por qué el nervio óptico está inflamado. Sin embargo, algunas enfermedades pueden aumentar las posibilidades de que el nervio óptico se inflame dando lugar a esta patología, por ello la aparición de neuritis óptica se ha asociado a pacientes que:

  • Padecen enfermedades autoinmunes como el lupus, la sarcoidosis o la enfermedad de Behcet.
  • Han padecido enfermedades virales como la varicela, herpes zoster, rubéola, paperas, mononucleosis o sarampión. Esta es una de las principales causas de neuritis en menores de 12 años.
  • Han sufrido infecciones bacterianas como la meningitis, tuberculosis, sífilis o enfermedad de Lyme.
  • Padecen o han padecido de infecciones respiratorias.
  • Una de las causas de la neuritis óptica se asocia a condiciones desmielinizantes como la esclerosis múltiple, de hecho, un episodio agudo de neuritis óptica puede ser el signo inicial de la esclerosis múltiple.
neuritis optica

Síntomas de la neuritis óptica

Esta condición se manifiesta con diversas señales que requieren la evaluación de un oftalmólogo. Los principales síntomas de la neuritis óptica son:

  • Disminución repentina de la visión en uno o dos ojos.
  • Visión borrosa.
  • Dolor al mover los ojos. Típicamente, el dolor es retrobulbar parecido al de la sinusitis, alcanzando su máxima severidad dentro de las primeras 24 a 36 horas, y se resuelve espontáneamente después de las 48 a 72 horas. Si el dolor persiste por una semana, el oftalmólogo debe sospechar otras causas de neuropatía óptica.
  • Falta de intensidad de los colores que se perciben.
  • Problemas para percibir el brillo o la profundidad.

El 50% de los pacientes reportan el fenómeno de Uhthoff, es decir episodios transitorios de penumbra con visión borrosa y poca intensidad de los colores, provocados por el ejercicio físico o por cambios de temperatura, como cuando se toma una ducha caliente.

La aparición de este fenómeno tiene un mal pronóstico ya que se relaciona con lesiones multifocales del cerebro y por lo tanto, una mayor incidencia de desarrollar esclerosis múltiple y episodios recurrentes de neuritis óptica

Diagnóstico de la neuritis óptica

Cualquier alteración que comprometa nuestra visión, especialmente si es repentina, requiere de una consulta inmediata con el oftalmólogo con el fin de garantizar nuestro bienestar ocular y evitar daños permanentes que comprometan la capacidad visual.

Por tanto, si se presenta uno o varios de los síntomas de la neuritis óptica, un especialista deberá realizar una revisión completa para determinar el estado del nervio ocular. El oftalmólogo debe realizar exámenes que determinen la agudeza visual, la visión cromática y/o periférica y el estado del nervio óptico.

Además es posible realizar otras pruebas como una resonancia magnética o una tomografía computarizada. El examen requiere una evaluación minuciosa de la historia clínica, sobre todo para descartar drogas o medicación que pueden causar toxicidad al nervio óptico, también se debe indagar el consumo de alcohol, los niveles de estrés o la existencia de desórdenes psiquiátricos.

nervio optico inflamado

Tratamiento de la neuritis óptica

El tratamiento para esta condición deberá ser recomendado y supervisado por un oftalmólogo, el profesional capacitado para atender la inflamación del nervio óptico. En la mayor parte de los casos no se requiere tratamiento alguno, el nervio se desinflama y el paciente recupera la visión a las pocas semanas, sin embargo en algunos casos esta recuperación puede verse dificultada, especialmente en pacientes con condiciones subyacentes como la esclerosis múltiple.

Es posible que el especialista decida administrar al paciente esteroides por vía intravenosa seguidos de esteroides orales, un tratamiento combinado con el fin de acelerar la recuperación y reducir las posibilidades de que se presenten nuevos episodios de neuritis. Para elegir el tratamiento indicado, es imprescindible la evaluación completa de un oftalmólogo.

Adicionalmente, se pueden requerir de otras pruebas para determinar si existe alguna condición que haya producido este problema y tratarla oportunamente si es el caso.

Evolución de la neuritis óptica

En solo unos días el dolor y la visión mejorarán en la mayoría de los pacientes. Frecuentemente la visión permanece ligeramente borrosa, tenue o distorsionada y los colores apagados hasta varios meses después, sin embargo es muy raro que se pierda la visión progresivamente. Los pacientes que cursan esta condición sin tener alguna enfermedad autoinmune normalmente se recuperan de manera rápida y sin complicaciones, en los casos de enfermedades autoinmunitarias como la esclerosis múltiple, el pronóstico puede ser complejo y requiere de supervisión médica.

La neuritis óptica o nervio óptico inflamado puede volver a aparecer en el mismo ojo, en el ojo contrario o en otras partes del sistema nervioso central, cerebro o médula espinal. Esto puede llevar a episodios recurrentes de disminución o pérdida de la visión u otros problemas como debilidad muscular con dificultad para caminar o coordinar movimientos, cansancio o agotamiento, vértigo o falta de equilibrio, etc.

Resumen
Neuritis óptica
Nombre del artículo
Neuritis óptica
Descripción
La neuritis óptica es una de las enfermedades del nervio óptico más comunes. Descubre en qué consiste, sus causas, síntomas y tratamiento.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
/* Estilos para menú plegable móvil Divi *//* JS para menú plegable móvil Divi */