Degeneración macular

La degeneración macular asociada a la edad, o DMAE por sus siglas, es una enfermedad ocular que afecta la visión central y aguda, disminuyendo su eficacia de forma progresiva.

Este trastorno, que se presenta comúnmente en personas mayores de 60 años, hace que se pierda la habilidad de ver los detalles, tanto de cerca como de lejos. Los pacientes con esta condición tienen dificultad para realizar actividades como leer, conducir o ver televisión.

La DMAE es considerada actualmente como la causa más común de la disminución de la visión en occidentales mayores de 60 años. Por ello, identificar sus síntomas y detectar la enfermedad de forma precoz es esencial para evitar que evolucione hasta afectar irreversiblemente la visión.

En Área Oftalmológica Avanzada te explicamos con detalle en qué consiste esta condición y la importancia de las revisiones oftalmológicas periódicas en la tercera edad.

Causas de la degeneración macular asociada a la edad

La mácula es una zona pequeña de la retina encargada de la visión central, ayudándonos a ver los detalles de nuestro entorno con mayor nitidez y claridad.

Sin embargo, debido al proceso propio del envejecimiento, los vasos sanguíneos que irrigan la mácula pueden dañarse, causando una degeneración en esta zona.

Los especialistas no conocen la causa exacta de esta enfermedad, aunque se sabe que el envejecimiento es uno de sus principales detonantes, pues esta condición es poco común en pacientes menores de 55 años.

Además del envejecimiento, algunos de los factores de riesgo asociados a la degeneración macular son:

  • Tener antecedentes familiares de esta enfermedad.
  • Fumar.
  • Llevar una dieta rica en grasa.
  • Sufrir de hipertensión arterial o colesterol alto.
  • La degeneración macular asociada a la edad es más común en las personas caucásicas mayores de 60 años, con una incidencia superior en mujeres.

Tipos de degeneración macular

Existen dos tipos de degeneración macular asociada a la edad:

  • Seca: se produce debido a un debilitamiento de los vasos sanguíneos que se encuentran debajo de la mácula, lo que ocasiona la formación de pequeños depósitos de desechos celulares o drusas en esa zona. Su evolución es lenta y progresiva, siendo el tipo más común con una incidencia superior al 75%. La mayor parte de pacientes que padecen la degeneración macular seca tienen una visión normal o una pérdida muy leve de la misma.
  • Húmeda: consiste en un crecimiento anormal de vasos sanguíneos debajo de la retina. Estos vasos liberan sangre y fluido, lo que produce una alteración de la visión central notoria. Avanza rápidamente y es el tipo más asociado con la pérdida de visión relacionada con la enfermedad.

Los síntomas de esta condición pueden variar dependiendo del tipo que se padezca.

degeneración macular

Síntomas de la degeneración macular asociada a la edad

Dependiendo del tipo de DMAE los síntomas pueden variar, sin embargo al comienzo de la enfermedad el paciente no notará señales de su presencia.

Una vez que la misma avanza, pueden manifestarse las siguientes condiciones:

DMAE seca

  • Visión borrosa.
  • Pérdida de intensidad de los colores enfocados con la visión central.
  • Percepción de objetos distorsionados.
  • Dificultad para leer o percibir detalles pequeños durante la lectura, cuando vemos televisión, al conducir, etc.
  • Percepción de áreas borrosas en la visión central.
  • En casos avanzados, dificultad para reconocer rostros y objetos hasta que los mismos no se encuentran muy cerca.

DMAE húmeda

  • Percepción de las líneas rectas como torcidas u onduladas, el síntoma característico de este tipo de degeneración macular.
  • Pérdida de la visión central.
  • El tamaño de los objetos puede presentarse diferente entre un ojo y otro.
  • Percepción de una mancha oscura en el centro de la visión que, a medida que avanza, se va volviendo más grande.

Esta enfermedad puede ocasionar una pérdida de la visión central rápida, por ello resulta importante acudir ante los primeros síntomas a un oftalmólogo, quien realizará una exploración completa para descartar la presencia de esta y otras condiciones.

 

Diagnóstico de la DMAE

Una buena exploración oftalmológica es clave para el diagnóstico. Ante las primeras señales, y especialmente si el paciente es mayor de 60 años, el especialista realizará una exhaustiva observación de la mácula y las lesiones asociadas para conocer su estado.

Se suele realizar un examen conocido como fondo de ojo o angiografía fluoresceínica, donde se inyecta un líquido de contraste para ver como se comporta en la retina y si evidencia algún daño de los vasos sanguíneos en la mácula.

El oftalmólogo también podrá realizar una tomografía de coherencia óptica. Esta prueba permite visualizar la anatomía de la retina y de la mácula, ver las lesiones que producen el crecimiento anormal de los vasos y realizar un seguimiento de la enfermedad.

diagnostico degeneración macular

Tratamiento para la degeneración macular

Una vez que se ha diagnosticado esta condición, el tratamiento puede variar según el tipo de degeneración macular que se presente. Sin embargo, no hay una opción que permita recuperar la visión central que se ha perdido, razón por la que el diagnóstico prematuro es muy importante.

Tratamiento para la degeneración macular seca

  • Se debe suspender el consumo de cigarrillos si el paciente es fumador con el fin de evitar que la condición empeore.
  • El oftalmólogo podrá recetar la ingesta de vitamina C y suplementos de zinc, cobre y antioxidantes, que ayudan a impedir que la enfermedad avance.
  • Las revisiones oftalmológicas periódicas son básicas para mantener la condición controlada.

Tratamiento para la degeneración macular húmeda

  • Administración de medicación inyectada dentro del ojo para reducir la sangre y el fluido existentes y bloquear el crecimiento de los vasos sanguíneos. Este procedimiento es indoloro y ambulatorio.
  • Cirugía láser para destruir los vasos sanguíneos que se han formado.

La elección del tratamiento dependerá íntegramente de la evaluación y opinión de un especialista.

 

Importancia de las revisiones oftalmológicas en la tercera edad

El envejecimiento celular da lugar a la aparición de muchas enfermedades oculares degenerativas que pueden comprometer seriamente nuestra visión.

Además de la degeneración macular, otras condiciones como las cataratas, el glaucoma o los problemas de ojo diabético pueden ocasionar daños irreversibles en nuestra visión, afectando seriamente nuestra calidad de vida.

Es por este motivo que a partir de los 50 años las revisiones oftalmológicas deben realizarse anualmente con el fin de detectar cualquier condición que comprometa la visión.

En el caso de pacientes con antecedentes familiares o que padecen ya determinadas enfermedades que puedan afectar los ojos, como la diabetes, las revisiones pueden realizarse de forma más frecuente.

En Área Oftalmológica Avanzada te ayudamos a cuidar tus ojos con el mejor equipo de especialistas. Visítanos y descúbrelo.

Dr. Joan Casado

Oftalmólogo, Responsable de la Unidad de Retina

Dr. Alex Muñoz

Oftalmólogo, especialista en  Retina

 ¿TE LLAMAMOS?

Indique su teléfono y le llamaremos

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad

Resumen
Especialidades clínicas
Opiniones de los usuarios
5 based on 2 votes
Tipo de servicio
Especialidades clínicas
Nombre del proveedor
Área Oftalmológica Avanzada,
Dalmases 42,Barcelona,Barcelona-08017,
Telephone No.93 551 33 00
Area
Degeneración macular
Descripción
La degeneración macular asociada a la edad o DMAE es la causa más común de disminución de la visión en occidentales mayores de 60 años. En Área Oftalmológica Avanzada te explicamos los síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad.