Seleccionar página

Dr. Carlos Vergés, Dra. Elvira Llevat

El 13 de marzo fue el día mundial del Glaucoma , segunda causa de ceguera en el mundo, incluso a pesar de disponer de modernos sistemas de análisis para prevenir su inicio y su evolución. El problema es que no avisa, no da síntomas y no nos damos cuenta de su progresión.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una neuropatía óptica-isquémica del nervio óptico. Se produce una falta de oxigenación o isquemia, con atrofia de las fibras que lo integran. La consecuencia es la reducción progresiva e irreversible del campo visual, hasta llegar a la ceguera si no se trata la enfermedad. Sabemos que la causa más frecuente del glaucoma es la elevación de la presión intraocular aunque no la única.

¿Todos los glaucomas se deben a la presión ocular elevada?

No, el 80% de los casos de glaucoma se deben a una hipertensión ocular, valores por encima de 20 mm Hg, pero existe un 20% de casos en los que se produce la muerte de las fibras del nervio óptico por otras causas ..

¿Cuáles son las causas más frecuentes de glaucoma?

En la mayoría de casos se debe a una obstrucción en la zona de salida (trabécula), del líquido del interior del ojo, el humor acuoso. Se acumula dentro del ojo y se eleva la presión intraocular.

La alteración de la trabécula puede producirse desde el nacimiento (glaucoma congénito), por cambios degenerativos que aparecen con la edad (glaucoma primario), secundario a otras enfermedades (glaucoma pigmentario, pseudoexfoliativo), por alteraciones anatómicas (glaucoma por cierre angular) o secundario a la presencia de cataratas , o por la toma de ciertas medicaciones, como corticoides o antidepresivos.

Una de las novedades al respecto es el hecho de que una dieta incorrecta favorece el incremento de radicales libres en los ojos. Se produce un deterioro de la vía de salida del humor acuoso y agrava la isquemia del nervio óptico.

¿Qué síntomas produce el glaucoma?

Sólo en las formas agudas de glaucoma por cierre angular hay dolor, mientras que en el 90% restante de los casos de glaucoma no hay molestias. Únicamente cuando se produce la atrofia de más del 60% de las fibras nerviosas, se empieza a notar que se reduce el campo visual periférico. Por este motivo los oftalmólogos insistimos en la necesidad de hacer exploraciones rutinarias, una vez al año, para detectar antes de que se inicie la pérdida de visión.

¿Quién es más propenso a sufrir un glaucoma?

La presencia de glaucoma aumenta en personas que tienen antecedentes familiares de glaucoma, especialmente a partir de los 40 años, y en individuos de raza negra o asiáticos. También son más propensos a los pacientes que sufren alteraciones vasculares, como diabetes, hipotensión arterial y en los cuadros vasoespàstics, como la enfermedad de Raynaud o cefaleas migrañosas, son pacientes que de forma característica tienen manos y pies fríos. Una dieta anómala y el estrés, también pueden influir en la evolución del glaucoma.

¿Cómo se diagnostica el glaucoma?

Valorando los factores de riesgo que acabamos de ver y mediante una completa exploración: presión ocular, campo visual y muy especialmente el estudio de las fibras nerviosas de la retina y el nervio óptico (OCT de mácula y papila y GDx).

El estudio de las fibras nerviosas permite adelantar la detección del daño sobre el nervio óptico. Los métodos clásicos lo detectan cuando ya hay una pérdida del 60% de fibras nerviosas, mientras que con los nuevos sistemas se detectan a partir de una pérdida de tan sólo el 20%.

¿Cómo se trata el glaucoma?

Se trata de recuperar la llegada de oxígeno y nutrientes al nervio óptico, generalmente con el descenso de la presión intraocular y mejorando la vascularización. Para ello debemos tratar las enfermedades que la acompañan, como la diabetes y luego aplicar un tratamiento que suele iniciarse con colirios.

Una de las cosas que hemos aprendido es que los colirios producen muchos efectos secundarios y no siempre el paciente los utiliza correctamente, de ahí que cada vez se proponen alternativas más eficaces y seguras, como el láser, para mejorar la salida del humor acuoso o las modernas técnicas de cirugía mínimamente invasivas con implantes de drenaje.

Con este artículo queremos concienciar a la población de la importancia de realizar revisiones oftalmológicas periódicas, una vez al año, para diagnosticar de forma precoz enfermedades que pueden ocasionar una pérdida irreversible de la visión, como el glaucoma, especialmente ahora que disponemos de tecnologías que nos ayudan de forma muy efectiva y segura.

GDX Glaucoma barcelona

Estudio de la fibras nerviosas con GDx

Te puede interesar