Seleccionar página

En este artículo vamos explicar lo más relevante sobre este tema y ofrecer unas pautas sobre los ojos rojos y la nutrición.

La nutrición y los ojos

Cada vez son más las evidencias que demuestran el impacto de la nutrición sobre la salud ocular. La irritación de los ojos por alteraciones en la superficie ocular es un claro ejemplo, donde los alimentos que ingerimos pueden agravar o mejorar los síntomas de escozor, fotofobia y mala calidad visual.

Se estima que el 60% de la población padece ojos rojos e irritación ocular, cifra que se incrementa con la edad y en las mujeres, superando el 80% en mujeres de más de 60 años.

Causas de los ojos rojos

Las causas de los ojos rojos son muy variadas, y en la mayoría de casos relacionadas con factores externos. Éstos producen una agresión sobre la superficie ocular, como la excesiva exposición a radiaciones ultravioleta, ambientes secos, polución de las ciudades, viento y un largo etc.

También influyen factores como ciertas medicaciones, antidepresivos, antihipertensivos (Betabloqueantes), mucolíticos, colirios con conservantes, etc. Padecer enfermedades como trastornos reumáticos, afectación tiroidea o alteraciones de la piel, como el acné rosácea también está muy relacionado con tener los ojos rojos o irritados.

Síntomas de los ojos rojos

Los síntomas de los ojos rojos pueden ser muy variados y dependerán de las circunstancias de cada una de las personas. De todos modos, podemos decir que los más comunes son:

  • Sensación de escozor y quemazón
  • Fotofobia
  • Pesadez de párpados
  • Mala calidad visual

Con todo, se ocasiona un déficit en la secreción de lágrima y un deterioro en la composición de la misma, hechos que contribuyen a agravar los síntomas del ojo rojo. Se cierra así un círculo vicioso que puede afectar a la vida diaria de quienes lo padecen.

Consecuencias de los ojos rojos

En todos estos casos hay un elemento común, la inflamación de la superficie ocular. Se produce la activación de moléculas de histocompatibilidad tipo II que activan a su vez a los linfocitos CD4, responsables de segregar los mediadores de la inflamación, citoquinas como la TNF alfa y la Interleuquina IL-1 beta.

Las citoquinas dañan los tejidos de la superficie ocular, apareciendo los síntomas de ojo rojo e irritación ocular y al mismo tiempo dañan las glándulas lagrimales y las glándulas de Meibomio.

La cosa no acaba aquí, junto a esta línea de agravamiento se ha visto que la dieta juega un papel muy importante, tanto en contra como a favor. La presencia de antioxidantes, de ácidos grasos esenciales Omega 6 y Omega 3, pueden ayudar a romper este círculo vicioso.

Ojos rojos y la nutrición

Existen evidencias de que una nutrición equilibrada en Omega 6 y Omega 3, en una relación de 2.3/1, puede reducir el nivel de citoquinas en la superficie ocular, contribuyendo a mejorar los síntomas de los ojos rojos y la irritación ocular.

La nutrición tiene un papel fundamental sobre la superficie ocular. Hasta el punto de ser un factor clave en las molestias de los ojos rojos y la irritación ocular, tanto en su génesis y como su evolución. El cambio en la dieta puede representar una mejora importante de los síntomas, debemos ingerir ácidos grasos esenciales. Omega 3 y Omega 6, fundamentalmente los primeros.

ojos rojos y nutrición

Alimentos ricos en Ácidos Grasos Esenciales Omega 3

Para aquellos que tengan problemas en la ingestión de estos alimentos, recordar que existen diferentes fármacos y complementos dietéticos que pueden aportar los niveles de Omega 3 y 6 necesarios en cada caso.

Qué tomar para los ojos rojos

Los Omega 3 más importantes son:

  • ALA (Ácido Alfalinolénico)
  • DHA (Ácido decosahexaenoico)
  • EPA (Ácido eicosapentaenoico)

Los Omega 6 más importantes son:

  • LA (Ácido Linoleico)
  • GLA (Ácido Gammalinoleico)
  • DGLA (Ácido Dihomogammlinoleico)
  • AA (Ácido Araquidónico).

Básicamente los Omega 3 son antiinflamatorios mientras que los Omega 6 tienen efecto contrario, tienen capacidad inflamatoria y, aunque parezca un contrasentido, ambos son necesarios. Veamos por qué.

Cómo reaccionan los ojos a la nutrición

Los Omega 3 sintetizan Prostaglandinas E3 y Leucotrienos B5, directamente con capacidad antiinflamatoria, es decir con efecto positivo, pero además, bloquean el paso de DGA a AA (ambos Omega 6), responsable de la síntesis de mediadores de la inflamación: prostaglandinas E2 y Leucotrienos B4, desviando el paso de DGA hacia prostaglandinas E1 con potencial antiinflamatorio.

ojos rojos y omegas

Esquema de la vía metabólica de los Omega 3 y 6, antiinflamatoria en el primer caso y pro inflamatoria en el segundo. Se muestra el bloqueo de la vía Omega 6 por parte de las prostaglandinas E3 de la vía de los Omega 3

Omega 3 y 6 para los ojos rojos o irritados

Esto indica que si ingerimos la cantidad adecuada de Omega 3 y Omega 6, tendremos una concentración más elevada de mediadores antiinflamatorios, los que provienen directamente de los Omega 3, más los derivados de los Omega 6, por acción de los Omega 3, lo cual nos debe hacer pensar que es importante respetar una adecuada proporción de Omega 3 y Omega 6, ya que si aumenta la ingesta de Omega 6, acabaremos con una concentración mayor de mediadores de la inflamación y ese tipo de dieta tendrá un efecto negativo.

Los Omega 6 están en la carne, fritos y en los alimentos procesados, como margarinas y todos los productos de bollería. Los Omega 3 están en el pescado, especialmente azul (Salmón, Atún, Sardina, Anchoas, Pez Espada, Caballa, Trucha, Bacalao), marisco (Gambas, Langosta, Almejas, Mejillones), frutos secos (Nueces, Avellanas) y verduras y legumbres (Brócoli, Espinacas, Alubias, Semilla de linaza).

Cuántos omegas tomar para los ojos rojos

Combinar adecuadamente los omega para suministrar las dosis adecuadas a los ojos cuando sufrimos de ojos rojos es vital.

Para una proporción idónea de Omegas 3 y 6, es recomendable una ingesta de carne, 1 ó 2 veces a la semana (combinando carne roja y blanca) y 4 ó 5 ingestas de pescado.

Es evidente que junto a estos alimentos es necesario añadir otros alimentos que contengan proteínas, minerales, vitaminas etc., elementos que son necesarios para el metabolismo general y que también tienen un papel antioxidante importante en la superficie ocular.

Pautas para los ojos rojos y la nutrición

Es falso que no se deba comer carne por aportar grasas animales “malas”. La carne es necesaria, especialmente cuando se hace deporte, el problema aparece cuando se abusa de su ingesta y cuando no se acompaña de otros alimentos como pescado y verduras. Cuando se combina correctamente estos alimentos, además de los aportes positivos de proteínas de la carne, hemos visto como los Omega 6, a priori con efecto inflamatorio, se reconvierten en elementos antiinflamatorios que benefician al ojo, mucosas y articulaciones.

La clave está en una dieta equilibrada, considerando que cada persona, según su estilo de vida, tendrá unos requisitos propios, por ello recomendamos acudir a un experto en nutrición o un endocrino, para que ajuste la dieta de una forma personalizada.

Pacientes que acuden a nuestra consulta con el síndrome de ojos rojos, muchas veces vemos que siguen una dieta desequilibrada. Generalmente evidenciamos un abuso de carne o alimentos ricos en Omega 6 y con un déficit manifiesto de alimentos que aportan Omega 3. En estos casos hemos visto que el simple hecho de reconducir la dieta (con ayuda de dietistas y nutricionistas) o eliminar alimentos que presentaban intolerancia en los test de tolerancia alimentaria, ha sido suficiente para mejorar en un grado importante las molestias de irritación ocular.

Conclusión sobre los ojos rojos y la nutrición

Esto no quiere decir que todos los cuadros de ojos rojos o irritación ocular pasen por ajustar la nutrición. Siempre recomendaremos la visita con el oftalmólogo para que analice las causas y las trate de forma específica. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con pacientes que deben utilizar fármacos antiinflamatorios de forma casi crónica.

El hecho de ajustar una dieta equilibrada en Omegas, ya genera mediadores antiinflamatorios naturales que permiten reducir los fármacos, mejorar los síntomas y eliminar los efectos secundarios negativos que pueden desencadenar.

Contenido de autoría. Propiedad de Área Oftalmológica Avanzada
Resumen
Ojos rojos y la nutrición
Nombre del artículo
Ojos rojos y la nutrición
Descripción
Averigua la relación entre los ojos rojos y la nutrición, qué comer y cómo mejorar sin dolor. En Área Oftalmológica Avanzada te lo explicamos al detalle.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor