Seleccionar página

Existen numerosos tratamientos que son beneficiosos tanto para la salud como para prevenir problemas oculares. Profundicemos ahora en las dietas ricas en vitamina A y C para luchar contra el Ojo Seco y otras enfermedades.

vitaminas-a-y-c

Tanto los antioxidantes como las vitaminas resultan elementos esenciales para que funcionen bien todos los engranajes de nuestro cuerpo. Desde la oftalmología, para tratar determinados problemas, se recomienda hacer un tratamiento combinado entre oftalmólogo y nutricionista, porque a menudo el problema no nace de una patología nutricional, sino de una falta de vitaminas en la dieta o el mal procesamiento de éstas. Las vitaminas más beneficiosas para combatir los problemas de sequedad en los lagrimales son las vitaminas A y C.

La vitamina A, también conocida como retinol, es beneficiosa por su valor como antioxidante. También es importante en la medida que crea fotorreceptores en la retina, que permiten mantener sanos los ojos. La falta de estos nutrientes a lo largo del tiempo puede acabar desarrollando enfermedades de carácter grave. La vitamina A la encontramos en productos tan comunes como la leche, zanahorias, brócoli y otros productos fácilmente accesibles. Si queremos asegurarnos una importante fuente de esta clase de vitaminas, la mejor de las opciones son los arándanos. Para poder beneficiarse de todas las propiedades de estos alimentos hay que comerlos crudos o con tiempos de cocción bajos.

La otra de las vitaminas importantes es la vitamina C. Sus propiedades la convierten igualmente en un antioxidante de gran calibre, tanto para los problemas oculares como para la protección de las células y el sistema inmunológico en general. Este nutriente permite prevenir y reducir el riesgo de desarrollar enfermedades oculares y lo podemos encontrar en alimentos como frutas cítricas, verduras verdes o tomates.

Te puede interesar