Oculoplastia. Nuevos Tratamientos

Alteraciones oculares por parálisis facial, oculoplastia

Aunque no son muchos los casos afectos de esta enfermedad, si que la mayoría de ellos presentan alteraciones importantes oculares. El déficit de parpadeo, la imposibilidad de cerrar bien los parpados y la alteraciones mecánicas de la musculatura facial y de los parpados, determinan un lagrimeo constante y la sequedad de la superficie ocular, pudiendo evolucionar hacia ulceras corneales, infecciones y pérdida de visión. El tratamiento es complejo y requiere la colaboración de diversos especialistas.

La Unidad de oculoplástia se ha especializado en este tipo de trastornos, elaborando unas pautas de tratamiento que estás demostrando una elevada eficacia, mediante estimulación muscular y cirugía rehabilitadora de las zonas afectadas.

Blefaroplastia selectiva

La estética palpebral es uno de los apartados más importantes en el ámbito de la cirugía plástica, el problema es que ante la fuerte demanda de este tipo de intervenciones, se están registrando múltiples complicaciones derivadas de una indicación y una técnica no idónea para cada caso.

La alteración de los parpados, excesos de piel, bolsas, etc, puede esconder otras alteraciones que solo el oftalmólogo especializado en oculoplástia es capaz de distinguir, y por ello deberá ser quien realice el estudio de estos pacientes y la cirugía cuando este indicada. Actualmente hacemos una evaluación del paciente para ver que parte de los parpaos está alterada y, de forma selectiva, realizar una corrección quirúrgica, mediante técnicas endoscópicas o de mínima incisión. De esta forma se consigue mejorar la parte estética sin ocasionar alteraciones secundarias como parpados caídos o eliminación excesiva de piel que puede alterar el cierre de los parpados y ocasionar sequedad ocular.

Resumen
Oculoplastia. Nuevos Tratamientos
Nombre del artículo
Oculoplastia. Nuevos Tratamientos
Descripción
El déficit de parpadeo, la imposibilidad de cerrar bien los parpados y la alteraciones mecánicas de la musculatura facial y de los parpados, determinan un lagrimeo constante y la sequedad de la superficie ocular, pudiendo evolucionar hacia ulceras corneales, infecciones y pérdida de visión.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor

Enviar comentario

¿Cómo podemos ayudarle?