Menú
nevus coroideo

Los nevus coroideos son unos tumores benignos que suelen formarse en la parte interna del ojo y que tienen una apariencia muy similar a la de un lunar de la piel.

Estas masas están perfectamente definidas y parecen una peca en el ojo, características que resultan muy fáciles de identificar por el oftalmólogo al examinar la estructura ocular.

Los nevus coroideos pueden formarse a cualquier edad, pero son más comunes al nacer y en pacientes menores de 20 años. Aunque estos lunares en el ojo son inofensivos, es importante hacer un correcto seguimiento, ya que pueden mutar y convertirse en melanomas con el paso del tiempo.

En Área Oftalmológica Avanzada te invitamos a conocer todo lo que necesitas saber sobre el nevus coroideo.

¿Qué es el nevus coroideo?

El nevus coroideo es un tumor benigno y pigmentado de forma definida que se encuentra en la parte interna del ojo y puede llegar a medir hasta 2 mm de grosor. La forma de estos tumores oculares suele ser ovalada y su color puede ser azul, gris, marrón, con parches o amelánico en su totalidad.

Los lunares en el ojo pueden aparecer en distintas partes del interior del globo ocular. Comúnmente se pueden hallar en la parte frontal del ojo, alrededor del iris o, en la parte interior del ojo. Los nevus que se sitúan en la coroides reciben el nombre de nevus coroideos.

Los nevus coroideos son benignos, pero es importante mantener un control periódico para identificar a tiempo cualquier cambio o irregularidad.

Con el paso de los años estos tumores pueden mutar a melanoma, un tipo de cáncer de piel muy peligroso que puede expandirse con rapidez y afectar a la conjuntiva, la retina, la órbita, el párpado, el cuerpo ciliar y extenderse a todo el cuerpo humano. 

Nevus de Ota

El nevus de Ota es otro tipo de lesión benigna que se caracteriza por una hiperpigmentación de la piel que afecta a una parte de la cara y del ojo. Afecta a las personas de raza oscura con descendencia asiática y es más común en mujeres que en hombres.

Esta condición se deriva del nevus simple.

nevus de ota

¿Cuáles son las principales causas del nevus ocular?

La mayoría de los nevus coroideos son congénitos, lo que quiere decir que se desarrollan durante la formación embrionaria. Sin embargo, el crecimiento de la lesión ocurre durante el crecimiento de la persona, en la adolescencia o durante la vejez. 

La causa principal de la formación de estas pecas en los ojos es la agrupación de melanocitos que no se distribuyen de forma uniforme. Los melanocitos producen el pigmento melanina que es el responsable de dar color a los ojos, la piel y el cabello. 

¿A quién afecta más?

Los nevus coroideos suelen afectar más a las personas de raza caucásica con racíes provenientes de Europa, África del Norte y el oeste de Asia que se caracterizan por tener piel muy blanca. 

Hasta la fecha, no existen evidencias que relacionen el sexo, el color de ojos y el color de la piel con la formación de estos lunares en el ojo. Sin embargo, algunas hipótesis tienen muy en cuenta los medicamentos ingeridos por el paciente y su grado de exposición solar. 

En cuanto a la edad, sí existe una relación entre el envejecimiento, el desarrollo ocular y la aparición del del nevus coroideo. Y es que esta afección es más común en recién nacidos y menores de 20 años, pero también puede aparecer en adultos mayores de 50 años. 

¿Cómo se diagnostica?

Para diagnosticar correctamente el nevus es fundamental examinar, de forma completa, la estructura ocular. Los nevus oculares se pueden apreciar fácilmente a través de una oftalmoscopia, examen que permite ver hasta las partículas más pequeñas de la lesión.

La oftalmoscopia puede combinarse con una biomicroscopia para conocer mejor el nevus y con una ecografía de ultrasonido para obtener imágenes en alta resolución del mismo. Para analizar el estudio de lesiones ya detectadas, se suele recomendar la realización de una retinografía, examen que permite estudiar de forma profunda la retina. 

Una vez que ha sido diagnosticado el nevus coroideo, es importante conocer el tipo de células que lo conforman para que el especialista médico pueda corroborar el diagnóstico y ofrecer el tratamiento correcto. 

¿Cuál es el tratamiento recomendado?

El nevus coroideo no tiene un tratamiento específico, debido a que se trata de una lesión benigna que no representa riesgo para la salud. Sin embargo es importante revisar este lunar en el ojo cada seis meses y corroborar que no ha aumentado de tamaño ni presenta cambios significativos en su forma y color. 

Si un paciente tiene antecedentes familiares de melanoma y adicionalmente presenta dos o más factores de riesgo, debe someterse a revisiones oftalmológicas regulares, al menos cada tres meses, para hacer un correcto seguimiento del nevus coroideo. 

Contra más regular sea el control de los nevus coroideos, menor será la probabilidad de que dicha lesión se convierta en una afección maligna. El diagnóstico precoz es la clave para evitar complicaciones mayores como el melanoma ocular.

¿Necesitas acudir a una revisión oftalmológica? En Área Oftalmológica Avanzada contamos con el equipo oftalmológico indicado Barcelona. ¡Contáctanos y te atenderemos encantados!

Resumen
Nevus coroideo: qué son, causas, síntomas y tratamiento 
Nombre del artículo
Nevus coroideo: qué son, causas, síntomas y tratamiento 
Descripción
¿Quieres saber qué es un nevus coroideo y si es peligroso? Te explicamos sus causas, sus síntomas y su tratamiento.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
Call Now Button