Glaucoma

No esperes más
Tu visión está en juego

El Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular que se presenta cuando el nervio óptico sufre daños debido al aumento de la presión intraocular. Esta condición, que inicialmente no presenta síntomas, debe ser adecuadamente diagnosticada y atendida para evitar comprometer la vista del paciente. En la actualidad, se calcula que el glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo occidental, por eso en Área Oftalmológica Avanzada te explicamos con detalle en que consiste esta condición, sus síntomas, prevención y tratamiento. 

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad que se manifiesta cuando el nervio óptico se encuentra dañado a causa de un lento incremento de nuestra presión ocular. Esta condición produce una pérdida de visión progresiva y, de no ser atendida a tiempo, podría conducir a una ceguera irreversible.

El desencadenante de esta patología ocurre cuando el ojo no es capaz de drenar adecuadamente el fluido intraocular o humor acuoso. Si el sistema de drenaje del ojo está bloqueado se acumula fluido en el interior del ojo, aumentando la presión intraocular al no poder salir. La presión elevada comprime los pequeños capilares que nutren al nervio óptico, dificultando el aporte de oxígeno y nutrientes y dañando su estructura fibrilar, este daño compromete progresivamente la visión, por ello es fundamental detectar a tiempo esta condición y aplicar el tratamiento adecuado para evitar que evolucione en una ceguera.

Factores de riesgo del glaucoma

Existen diversos factores de riesgo que pueden aumentar nuestra posibilidad de sufrir de glaucoma, conocerlos es importante pues si nos encontramos en el grupo de riesgo, los chequeos oftalmológicos anuales a partir de los 35 años serán esenciales para detectar la posible presencia de esta condición y aplicar el tratamiento oportuno.

Esta enfermedad ocular es más común:

  • En pacientes mayores de 60 años.
  • Personas con antecedentes familiares de glaucoma mayores de 40 años.
  • Sufrir de miopía, hipertensión arterial, diabetes o  trastornos circulatorios incrementa la posibiidad de padecer esta condición.
  • Esta enfermedad tiene mayor incidencia en personas afroamericanas o de origen hispano.
  • La ingesta de fármacos como ansiolíticos, antidepresivos o esteroides también pueden incrementar el riesgo de sufrir glaucoma.

¿Cuáles son los síntomas del glaucoma?

En la mayoría de ocasiones, el glaucoma es asíntomatico, es decir el incremento de la presión intraocular no produce molestias aparentes, el paciente no nota nada y esto hace que la enfermedad siga avanzando de manera silenciosa sin alertar al afectado. Justamente esta característica convierte al glaucoma en una de las causas de ceguera más frecuentes a nivel mundial, pues la falta de chequeos periódicos podría comprometer la salud visual del paciente.

El daño que se produce en el nervio óptico irá lesionando los tejidos internos hasta que se inicia la pérdida de visión, en este punto el paciente puede presentar los siguientes síntomas:

  • Pérdida de la visión en la zona periférica del campo visual, lo que produce una reducción de los contrates y  alteración de los colores.
  • Si avanza, se presenta la pérdida de la visión central, el paciente comenzará a experimentar una visión tipo túnel que indica que el nervio óptico está muy comprometido.
  • Tan sólo en las formas agudas de glaucoma de ángulo cerrado, se produce un dolor intenso que mueve al paciente a acudir al oftalmólogo, aunque sólo representa el 1% de los casos.
Sección ojo con glaucoma en barcelona

Figura 1.- Patogenia del Glaucoma: El humor acuoso tiene dificultad para salir fuera del ojo a través ángulo trabelcular (A), se acumula en el iterior e incrementa la presión, ocasionando la compresión de los vasos sanguimeos y la isquemia del Nervio Óptico (B).

¿Cómo se diagnostica el glaucoma?

Un examen ocular completo realizado por un oftalmólogo es la única forma de diagnosticar efectivamente el glaucoma. Mediante un chequeo el especialista podrá medir la presión intraocular del ojo, revisar el ángulo de drenaje ocular, comprobar la visión periférica y examinar el nervio óptico para evaluar el estado del mismo.

Es recomendable que cualquier persona que cuente con factores de riesgo de padecer glaucoma se examine anualmente a partir de los 35 años. Asimismo, todas las personas mayores de 60 años deben realizarse un examen anual con el fin de descartar la presencia de glaucoma. Esta es la única forma de prevenir el avance de esta condición y garantizar la salud de nuestra visión.

Tratamiento del glaucoma

En la mayoría de casos, el tratamiento del glaucoma va dirigido a reducir la presión intraocular recurriendo a medicación de uso tópico. En casos puntuales, se puede recurrir también a la cirugía. La decisión acerca de cuál es la opción más indicada solo puede ser tomada por un especialista.

Medicación de uso tópico

Como la causa del glaucoma suele ser un déficit en el drenaje del liquido intraocular, la primera acción es cerrar parcialmente el grifo que sintetiza humor acuoso. Para ello utilizamos colirios que tienen un alto grado de eficacia aunque no están exentos de efectos secundarios, algunos producen alteraciones en el corazón o a nivel respiratorio, por ello es necesario realizar, además de un estricto control oftalmológico, un estudio sistémico por parte del internista.

Es fundamental nunca suspender o cambiar el tratamiento sin la aprobación del oftalmólogo, pues esto podría conducir a un avance de la condición que comprometa nuestra visión.

Tratamiento láser y cirugía

Cuando los colirios son insuficientes para controlar la enfermedad o hay una contraindicación para su uso, recurrimos a medidas destinadas a mejorar la salida del humor acuoso. Básicamente podemos hacer un tratamiento con láser para drenar el humor acuoso, o una cirugía filtrante con el fin de crear un nuevo orificio de drenaje. El láser no ha demostrado ser muy eficaz a largo plazo, por ello se suele recomendar la cirugía.

 

En el departamento de Oftalmología de Área Oftalmológica Avanzada siempre hemos sido muy sensibles a esta enfermedad, por ello  hemos creado la Unidad de Glaucoma, con la Doctora Llevat, especializada en esta condición, quien cuenta con una amplia experiencia en el diagnostico y tratamiento médico de esta patología. En esta Unidad disponemos de los nuevos sistemas de toma de presión intraocular de no contacto y ajuste de la biomecánica corneal (ORA), campimetría computerizada, topografía de papila (OCT), estudio polarimétrico de las fibras retinianas (GDx) y ecografía de alta resolución para estudio del segmento anterior (UBM).

En la cirugía apostamos por las técnicas no perforantes que en los últimos años han pasado a ser las técnicas de elección. Nuestro departamento de Oftalmología ha sido uno de los pioneros en introducir esta cirugía en España, con nuevas aportaciones que han permitido mejorar los resultados.

 

Novedades sobre el glaucoma

En los últimos años hemos aprendido más cosas sobre el glaucoma y también han aparecido avances tecnológicos que nos ayudan a diagnosticar, prevenir y tratar esta enfermedad. Quizás lo más significativo es el hecho de que la simple toma de la presión intraocular, si bien es un primer factor diagnóstico, no es suficiente para poner de manifiesto un glaucoma incipiente. Hoy sabemos que el 30% de los glaucomas cursan sin elevación de la presión y que los métodos que utilizábamos para medir esta presión no son todo lo precisos que debieran ser ya que hay factores anatómicos y biomecánicos que inducen errores en los valores obtenidos.

Para un diagnostico preciso debemos recurrir a la combinación de varias pruebas: la toma de presión con sistemas de no contacto y con ajuste individual de la biomecánica corneal (histéresis corneal), campimetría de umbral de sensibilidad, especialmente con estímulos de doble frecuencia y, análisis de la cabeza del Nervio Óptico y de las fibras nerviosas mediante polarimetría. Con estas tres pruebas podemos hacer un diagnostico precoz de la enfermedad y establecer un seguimiento muy preciso para ver si el tratamiento prescrito es efectivo.

Otro de los grandes avances se refiere al tratamiento de la enfermedad, tenemos nuevos colirios con principios activos muy efectivos a la hora de reducir la presión intraocular y no producir daños colaterales, son los derivados de las prostaglandinas.

Cuando se requiere el tratamiento quirúrgico, también las cosas han mejorado, hemos pasado a utilizar técnicas menos invasivas, ya no es necesario entrar dentro del ojo, podemos hacer un sistema de filtración valvulado, consiguiendo un resultado efectivo y menores complicaciones.

 ¿TE LLAMAMOS?

Indique su teléfono y le llamaremos

Resumen
Glaucoma
Opiniones de los usuarios
5 based on 3 votes
Tipo de servicio
Glaucoma
Nombre del proveedor
Área Oftalmológica Avanzada,
Dalmases 42,Barcelona,Barcelona-08017,
Telephone No.93 551 33 00
Area
Oftalmología
Descripción
El glaucoma se define como una enfermedad en la que se produce un daño sobre el nervio óptico, generalmente por causa isquémica (falta de irrigación sanguínea), y que se manifiesta con la perdida irreversible de la visión llegando incluso a la ceguera. Analizamos las causas, cómo se manifiesta, la prevención y en última instancia el tratamiento del glaucoma.