Tumores oculares

Cualquiera de los tejidos oculares puede desarrollar un tumor ocular en algún momento de la vida. Estos tumores pueden ser benignos o malignos, y si son malignos, pueden proceder de otra localización en el organismo (metástasis.) Es importante diferenciar tumores metastásicos de los que se originan en el aparato ocular. Todos los tumores oculares requieren una evaluación minuciosa precoz por un oftalmólogo.

TUMORES PALPEBRALES

Los tumores de los párpados son muy comunes y aparecen como irregularidades o “bultos” ,que pueden confundirse con otras lesiones, como un orzuelo o un chalacion. Normalmente son benignos, pero en ocasiones pueden ser malignos con gran capacidad de diseminación, tanto local como a distancia. La única vía para determinar con seguridad si un tumor es maligno o benigno es examinar el tejido con el microscopio (biopsia.) Su oftalmólogo puede sugerir extirpar una porción del tumor para este propósito, si el tumor es pequeño, se realiza su extirpación total.

Tumores oculares

TUMORES CONJUNTIVALES

Los tumores conjuntivales afectan a la membranas mucosas que cubre la capa blanca del ojo, la conjuntiva.  Estas lesiones aparecen normalmente como un punto o una pequeña área sobreelevada en el fondo blanco de la esclerótica. Los tumores malignos son difíciles de diferenciar respecto a los benignos, así ante cualquier neoformación a este nivel, es necesario acudir al oftalmólogo para que lo valore y sugiera su extirpación o irradiación.

TUMORES ESPECÍFICOS DEL OJO

Los tumores oculares no son muy frecuentes, pero cuando aparecen, especialmente a nivel intraocular, son difíciles de diagnosticar. En ocasiones pueden tener un carácter maligno severo como los melanomas o los retinoblastomas de la infancia, siendo necesario no sólo la extirpación del tumos sino la enucleación completa del ojo. Cuando un tumor es diagnosticado como benigno, en la mayoría de casos, sólo será necesaria  la observación o si es un tumor vascular, se puede realiza un tratamiento con láser para eliminarlo.

El tumor ocular más maligno es el melanoma, normalmente ocurre en las personas de mediana edad o en personas mayores.

Aproximadamente en la mitad de los casos, estos tumores metastatizan (se propagan), a otras partes del cuerpo donde crecen y a pesar del tratamiento agresivo, pueden conducir a la muerte.

Desde que existe una pequeña evidencia científica de que ningún tratamiento, incluyendo la cirugía, radiación o extirpación del ojo, influye en el resultado, el tratamiento del melanoma está sujeto a controversia. Mediante diferentes estudios se está evaluando los distintos métodos de tratamiento, pero pasarán varios años antes de que se conozcan los resultados. En la actualidad, la radiación con aceleradores de protones ha demostrado tener una mayor eficacia en el tiempo de supervivencia, por ello es la técnica de tratamiento más difundida en este momento.

Un tumor raro, genéticamente determinado y que puede amenazar la vida del paciente, es el retinoblastoma, el cual puede aparecer en niños pequeños. Para que la supervivencia del bebe o del niño se pueda realizar sin anormalidades o defectos visuales, debe de ser examinado precozmente por un oftalmólogo para su inmediato diagnóstico y tratamiento. Si el tumor es grande o afecta a ambos ojos, puede ser necesario la extirpación de un ojo, tratar con radioterapia, quimioterapia o combinación de las dos. El retinoblastoma puede aparecer en otros miembros de la familia, por ello el examen y consejo genético son muy recomendables en estos casos.

TUMORES ORBITARIOS

Los tumores pueden originarse en la órbita, cerca del ojo, desplazando el globo ocular y causando disminución de la visión o determinando visión doble. El diagnóstico normalmente requiere una evaluación minuciosa, a menudo incluye examen radiológico y análisis de sangre. Los métodos de tratamiento pueden incluir radioterapia o cirugía para la extirpación del tumor.

¿POR QUÉ LOS EXÁMENES POR UN MÉDICO OFTALMÓLOGO REGULARES  SON IMPORTANTES PARA TODOS?

Las enfermedades de los ojos pueden ocurrir en cualquier edad. Algunas enfermedades oculares no causan síntomas hasta que se producen y aparecen las alteraciones. La ceguera se puede prevenir si se diagnostica y se trata de una forma precoz, los exámenes médicos regulares por un oftalmólogo son muy importantes. ¿Por qué un oftalmólogo?, porque un oftalmólogo (MD) es el único especialista que puede proporciona un cuidado completo de sus ojos, tanto óptico como médico o quirúrgico. Es recomendable realizar revisiones periódicas cada 1 o 2 años, especialmente tras los 40 años, aunque no aparezca ninguna sintomatología ocular.

Resumen
Tumores oculares
Nombre del artículo
Tumores oculares
Descripción
Los tumores conjuntivales afectan a la membranas mucosas que cubre la capa blanca del ojo, la conjuntiva. Estas lesiones aparecen normalmente como un punto o una pequeña área sobreelevada en el fondo blanco de la esclerótica.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor