Seleccionar página

Ambliopía

¿QUÉ ES LA AMBLIOPÍA?

La ambliopía es una disminución de la visión y de todas las habilidades visuales en un ojo que no se desarrolló con normalidad durante la infancia. En lenguaje corriente se suele denominar como “ojo vago”. Suele ocurrir que en la infancia, durante la fase de desarrollo de la visión, un ojo evoluciona correctamente y el otro no, debido a algún problema durante la gestación, en el parto o en edades posteriores.

ambliopia barcelona

Aunque es más frecuente que solo sea un ojo el afectado por ambliopía, también puede darse una ambliopía bilateral, estando ambos ojos en niveles de visión inferiores a la normalidad. Esta condición es relativamente común, afectando a 4 de cada 100 personas. La ambliopía puede ser corregida únicamente si es tratada durante la infancia o edades tempranas, a partir de los 9-12 años la recuperación es mucho más compleja o, incluso irreversible. Los padres deben estar alertados sobre esta amenaza visual en sus hijos.

En la mayoría de exámenes médicos y revisiones escolares que se realizan en los niños, hay un apartado de las pruebas destinado al análisis de la visión. Si se detectan anomalías en la agudeza visual se deberán remitir al oftalmólogo. Es aconsejable realizar un chequeo visual a todos los niños a los tres años o incluso antes si hay antecedentes familiares.

EL DESARROLLO NORMAL DE LA VISIÓN

Aunque los recién nacidos son capaces de ver, la visión mejorará sobre el primer mes de vida cuando se incrementa el uso de los ojos. Durante los primeros años de la infancia, el sistema visual permanece en un estado de cambio continuo. La visión sigue su proceso de evolución con el adecuado uso de la misma. Sin embargo, si los ojos no se utilizan por algún proceso patológico u otras causas (cataratas, cicatrices corneales), las habilidades visuales disminuyen. Transcurridos los nueve primeros años de la vida, el sistema visual ha completado su formación y será muy difícil recuperar el grado de visión que no se haya alcanzado en ese momento.

Para conseguir una agudeza visual normal, es necesario un desarrollo adecuado y equilibrado de ambos ojos. El acceso a algunas profesiones está limitado para personas que sólo tienen  visión en un ojo. Además, la visión en un solo ojo puede  perderse más tarde, a lo largo de la vida, a causa de un accidente o de una enfermedad, por lo que es esencial que el otro ojo tenga una visión normal. Por este motivo, la ambliopía debe ser detectada y tratada lo antes posible.

CAUSAS Y SÍNTOMAS DE LA AMBLIOPÍA

La ambliopía es causada por una alteración que afecta al desarrollo normal de la visión durante el proceso de evolución o aprendizaje. A menudo esto sucede cuando no existe una alineación entre ambos ojos como en el caso de un estrabismo. La ambliopía también puede suceder cuando un ojo no enfoca igual que el otro porque presenta un mayor grado de hipermetropía, miopía o astigmatismo. Este enfoque incorrecto puede hacer que se “anule” un ojo llegando a ser amblíope  o vago, y generando una dependencia del ojo con mejor visión. Una alteración ocular como una catarata congenita (opacificación del cristalino que impide que los rayos de luz sean enfocados nítidamente en la retina), puede generar una ambliopía. Cualquier factor que  dificulte o impida una imagen clara y nítida focalizada en el ojo, puede llevar hacia el desarrollo de una ambliopía en la niñez. Los niños también pueden heredar algunas condiciones de los padres que generen ambliopía. Por lo tanto, los niños con antecedentes familiares de ambliopía o estrabismo deberían ser evaluados por un oftalmólogo en edades tempranas.

Es importante remarcar  que realizar el tratamiento de la condición que causa la ambliopía no cura, necesariamente, esta enfermedad. Después de tratar el estrabismo, corregir la visión borrosa con gafas, o extraer una catarata, se debe tratar la ambliopía por separado.

A menudo la ambliopía no es detectada ya que un niño puede no ser consciente de tener un ojo que ve  menos que el otro. A no ser que el niño con ambliopía presente un estrabismo u otro indicio obvio de anomalía, no existe nada que sugiera la presencia de esta condición a los padres.

DETECCIÓN Y DIAGNÓSTICO DE LA AMBLIOPÍA

La ambliopía unilateral suele ser detectada tras haber encontrado una diferencia de visión entre ambos ojos. Aunque la medida de la visión es difícil en niños pequeños, los oftalmólogos y los optometristas, realizan una estimación de la visión valorando el seguimiento de algunos objetos con cada ojo por separado o mediante la utilización de diversos test específicos. Si uno de los ojos es amblíope y ocluimos el ojo de mejor visión, el niño puede intentar mirar por alguna pequeña apertura del oclusor falseando el resultado, por ello es importante ser cautelosos con la toma de la visión en los niños.

A los tres o cuatro años, la visión puede medirse de forma clara y fiable, aunque se requiere habilidad y experiencia para detectar la ambliopía. Una mala visión en un ojo no siempre implica la presencia de esta enfermedad. A menudo la visión puede ser normalizada con una prescripción de gafas. Por lo tanto, el oftalmólogo también realizará un examen meticuloso de todas las estructuras del ojo para descartar anomalías como cataratas, inflamaciones, tumores u otras patologías internas que puedan provocar una disminución de la visión.

TRATAMIENTO DE LA AMBLIOPÍA

El tratamiento de la ambliopía se enfoca hacia la mayor utilización del ojo con menor visión. Se suele realizar mediante la oclusión del ojo bueno durante unas semanas o meses. Si es necesario, deben prescribirse gafas para la visión borrosa o el desequilibrio de enfoque. Algunas veces, la ambliopía se trata no ocluyendo completamente el ojo, emborronando (penalización) la visión del  ojo sano mediante algún fármaco o lentillas, para forzar al niño a usar el ojo amblíope. Si un estrabismo o una anomalía como cataratas se detecta, el oftalmólogo debe decidir el tratamiento médico o quirúrgico con el fin de corregir el problema causante de la ambliopía. Por lo tanto, la oclusión es el método que más a menudo se utiliza para corregir la ambliopía y en la mayoría de ocasiones, se acompaña de ejercicios visuales. Una oclusión excesiva o no controlada puede empeorar la visión del ojo ocluido, por lo que es muy importante seguir las instrucciones marcadas.

En caso de que la ambliopía no sea tratada, pueden suceder alteraciones severas: el ojo amblíope puede desarrollar un defecto serio e irreversible, la percepción en profundidad puede quedar muy reducida y, si el ojo dominante  sufre una enfermedad o accidente, puede resultar una pobre visión y sin posibilidad de mejora.

Los profesionales de la visión pueden instruir a la familia sobre cómo tratar la ambliopía, pero es responsabilidad de los padres el llevar a cabo este tratamiento. A los niños no les gusta tener que llevar un ojo tapado, pero los padres deben convencer a sus hijos que será lo mejor para ellos. Frecuentemente, el éxito del tratamiento depende del interés de la familia en su evolución, y su habilidad para ganarse la cooperación del niño. En la mayoría de los casos, los padres juegan un papel importante y decisivo en la solución de la ambliopía de sus hijos.

LA PÉRDIDA DE VISIÓN PUEDE SER AMPLIAMENTE PREVENIDA

El éxito del tratamiento depende de cómo sea de profunda la ambliopía y  de la edad del niño cuando el tratamiento de ambliopía empezó. Si el problema es tratado y detectado de forma precoz, la mayoría de niños ambliopes mejorarán la visión, pero el tratamiento puede prolongarse hasta los nueve años de edad o incluso más. Si la ambliopía ha sido detectada por primera vez, después de los ocho o nueve años de edad, el tratamiento no suele ser tan efectivo, aunque en algunas ocasiones  en los que es causada por diferencias de errores refractivos (miopía, etc.), pueden tratarse con éxito relativo en jóvenes o adultos.

EN RESUMEN:
 

1. Una buena visión se desarrolla durante los primeros años de vida como resultado del uso normal y adecuado de los ojos. Un ojo que no ha trabajado correctamente entre las primeras semanas y los nueve años de edad, no desarrollará una buena visión, convirtiéndose en un ojo amblíope.
2. Pocas causas de ambliopía presentan síntomas apreciables. Deben ser detectadas mediante un examen visual.
3. Las causas más importantes de ambliopía son los estrabismos, defectos de refracción (hipermetropía, miopía o astigmatismo), y patologías oculares como las cataratas.
4. La detección precoz para realizar un tratamiento adecuado por el oftalmólogo y una estricta supervisión del niño por parte de los padres, son la combinación del éxito para vencer a la ambliopía.

Resumen
Ambliopía
Nombre del artículo
Ambliopía
Descripción
La ambliopía es una disminución de la visión y de todas las habilidades visuales en un ojo que no se desarrolló con normalidad durante la infancia. En lenguaje corriente se suele denominar como “ojo vago”. Suele ocurrir que en la infancia, durante la fase de desarrollo de la visión, un ojo evoluciona correctamente y el otro no, debido a algún problema durante la gestación, en el parto o en edades posteriores.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
¿Cómo podemos ayudarle?