Menú

La hipermetropía y el astigmatismo son dos defectos refractivos que afectan a la visión y suelen aparecer de forma conjunta. Ambas condiciones hacen que una persona presente dificultad para enfocar correctamente los objetos; sin embargo, existe una gran diferencia entre hipermetropía y astigmatismo: la causa que los origina.

Afortunadamente, tanto el astigmatismo como la hipermetropía tienen tratamiento temporal y definitivo y permiten que la persona que los padece pueda disfrutar de una excelente agudeza visual. En Área Oftalmológica Avanzada somos pioneros en el tratamientos de estos defectos y te explicamos a continuación en qué se diferencian y cómo tratarlos correctamente.

Diferencia entre hipermetropia y astigmatismo

En qué se diferencian la hipermetropía y el astigmatismo

La hipermetropía y el astigmatismo son dos defectos refractivos que impiden que una imagen se enfoque correctamente en la retina; no obstante, las causas que las originan son distintas. Para entender la diferencia entre hipermetropía y astigmatismo es importante explicar primero en qué consiste cada una de estas afecciones visuales.

La hipermetropía se produce cuando los rayos de luz que entran al ojo no convergen en la retina sino detrás de este tejido. Puede estar causada por un enfoque débil o porque el globo ocular es mucho más pequeño de lo normal. Por lo general, la hipermetropía es congénita y va disminuyendo o empeorando con el paso de los años.

El astigmatismo es un defecto que se produce cuando la luz se refleja en varios puntos de la retina debido a ondas que están presentes en la córnea y comprometen su curvatura uniforme. Esta condición también suele desarrollarse durante la infancia, cuando más evidentes son sus síntomas. Es común que el astigmatismo esté acompañado de otras condiciones como la miopía o la hipermetropía.

La hipermetropía causa visión borrosa al momento de enfocar objetos cercanos y el astigmatismo impide percibir detalles a larga y corta distancia. Por lo tanto, podemos decir que ambos defectos impiden el enfoque correcto de las imágenes, pero de forma distinta y por causas diferentes.

En qué se parecen el tratamiento de hipermetropía y de astigmatismo

La hipermetropía y el astigmatismo pueden tratarse a través de una cirugía refractiva láser tanto si la persona sufre uno o ambos defectos. Sin embargo, es importante que cada persona asista a una consulta oftalmológica para evaluar el estado de salud de sus globos oculares y determinar si es o no candidato para este tipo de intervención. La cirugía es la única forma de tratar de definitivamente la hipermetropía y el astigmatismo.

El uso de lentillas y gafas es también una forma de tratar ambas afecciones. En el caso de ambas condiciones es importante preferir este tipo de tratamiento mientras el globo ocular se desarrolla por completo, aproximadamente a los 21 años de edad. Una vez que el ojo esté totalmente desarrollado se puede considerar la cirugía como una opción de tratamiento, ya que solo de esta forma se garantiza que no aumentarán las dioptrías después de la corrección láser.

tratamiento hipermetropia o astigmatismo

Tratamiento para la hipermetropía

Además del uso de gafas o lentillas, existen distintos tipos de cirugía láser para tratar la hipermetropía. Entre las más frecuentes se encuentran:

  • Cirugía LASIK: se retira el tejido de la córnea para aplicar láser Excímer sobre la córnea. El láser está programado previamente según las necesidades correctivas del paciente. Luego se coloca nuevamente el tejido sobre la córnea sin necesidad de realizar suturas.
  • PRK/LASEK: consiste en remover una pequeña parte del epitelio, luego se aplica el láser Excímer previamente programado y se procede a colocar nuevamente el tejido. Este tipo de cirugía sugiere el uso de lentillas protectoras después de la cirugía.
  • Lente intraocular: es la opción más indicada en aquellas personas que no pueden someterse a una operación láser y no presentan presbicia. El procedimiento consiste en colocar detrás del iris y por delante del cristalino una lente que hace la función de una lentilla.

Tratamiento para el astigmatismo

Para tratar el astigmatismo existen dos alternativas que también se usan para atender la hipermetropía. Este tipo de cirugías son las que se emplean cuando una persona presenta ambos defectos refractivos y desea corregirlos de forma permanente.

  • Cirugía LASIK: con la ayuda de un microqueratomo se levanta una fina capa de córnea para moldear con láser la curvatura en tan solo 45 segundos.
  • PRK LASEK: como explicamos anteriormente, consiste en remover una pequeña parte del epitelio para corregir el defecto con láser Exímer. El uso de las lentillas después de la cirugía también es necesario para corregir el astigmatismo correctamente.

El tratamiento del astigmatismo en niños debe realizarse a través del uso de gafas y lentillas hasta que el globo ocular del infante se desarrolle completamente. Solo cuando la persona cumpla 21 años de edad se considera que puede optar por un tratamiento quirúrgico con láser para corregir este defecto. Y dicho esto, si quieres someterte a un tratamiento ocular para mejorar considerablemente tu calidad de vida, ¡contáctanos!

Resumen
Diferencia entre hipermetropía y presbicia
Nombre del artículo
Diferencia entre hipermetropía y presbicia
Descripción
Si quieres saber la diferencia entre hipermetropía y astigmatismo así como sus tratamientos, aquí vas a encontrar toda la información que buscas.
Autor
Nombre del editor
Área Oftalmológica Avanzada
Logotipo del editor
Call Now Button