Seleccionar página

A pesar de ser época de vacaciones y relajación, el verano no da descanso a nuestros ojos. Es importante que los protejamos cómo es debido, tanto de la exposición al sol como de los efectos perjudiciales de actividades derivadas de las altas temperaturas (uso de aire acondicionado, cloro de las piscinas, etc.)

 

Os damos 10 consejos para disfrutar plenamente del verano sin dañar vuestros ojos

Os damos 10 consejos para disfrutar plenamente del verano sin dañar vuestros ojos:

  1. Si vas a estar largas horas al sol, usa gafas de sol con cristales de buena calidad y con filtros ultravioleta y, si eres portador de lentillas blandas, recuerda ponerte lágrimas artificiales.
  2. Deja descansar tus ojos de las lentillas, más aún si las usas en el mar o la piscina. Cuando las guardes por la noche en el estuche, recuerda cambiar la solución conservante i nunca utilices agua del grifo.
  3. Lleva una dieta equilibrada: hay montones de recetas para cocinar pescado azul, verduras y preparar smothies de frutas, fáciles y rápidas, para los momentos en que nos da más pereza meternos en la cocina. https://areaoftalmologica.com/hidratacion-con-licuados-ojoseco/
  4. Añade a tu alimentación los aguacates, coles, berros, lechuga, zanahorias y judías verdes: son un magnífico filtro natural de las radiaciones ultravioletas del sol.
  5. Evita los ambientes muy secos o con aires acondicionados muy altos: provocan sequedad en los ojos y, en consecuencia, irritación, sensación de arenilla y lagrimeo excesivo.
  6. Practica ejercicio físico: ¡hay muchas posibilidades en verano! Junto con una buena alimentación, ayuda a neutralizar los llamados “radicales libres”, nocivos para nuestros ojos y presentes en las radiaciones ultravioletas del sol y el tabaco.
  7. Para las chicas: desmaquíllate bien. Algunos productos químicos pueden irritar los ojos.
  8. Aprovecha el buen tiempo para despegarte de pantallas y tabletas: el uso excesivo de estos dispositivos reduce la frecuencia de parpadeo y provoca sequedad en los ojos.
  9. Si estás realizando algún tipo de tratamiento, colirios, pastillas, etc. no te olvides de seguir aplicándolo, ¡¡los problemas oculares no se toman días libres!.
  10. Y, sobre todo, consulta con tu oftalmólogo de confianza las dudas que te surjan y revisa tus ojos periódicamente: más vale prevenir que curar.

Te puede interesar